Mi nuevo blog

Yo odio a casi todos los taxistas, salvo a los que tienen el auto perfumado y no me hablan en todo el viaje. Tengo problemas con la mayonesa, con la gente que me llama mucho, con los deconocidos que me tocan el timbre, con la gente que me invita a su cumpleaños, con las vendedoras, con los operadores de telefonía celular, con el servicio técnico de mi proveedor de internet, con la u dueña de mi departamento, con mi vecino que escucha cumbia, con los cubiertos de plástico que se rompen, con la gente que condimenta la ensalada en desorden (1. Sal, 2. Aceto, 3. Oliva), con los que dicen "el barba", "el trompa", "el bobo" y otras barbaridades.

Me molesta también que me hablen en el supermercado, que mi marido destroce la comida en el plato, que las mozas se olviden de traerme el limón, que la gente me pregunte la hora si no uso reloj. Es decir, que tengo un carácter de mierda y no puedo remediarlo. Soy como una vieja mañosa de 100 años que se queja de todo

Pero luego de años de soportar mis ataques de ira y mi malhumor crónico, de intentar aplacar mi furia y mis mañas con terapias alternativas, sobornos, súplicas y amenazas, alguien me va a pagar por pelearme con todo el mundo. Mi familia apenas puede creerlo. Creyeron que este carácter iba a hundirme y, por el contrario, no hace más que darme alegrías. No sólo pago la mitad en Fibertel y el verdulero me regala ciruelas para ahorrarse mis quejas. Sino que este temperamento inflamable, además de mi cruz, ahora es mi trabajo.

Desde el 2 de marzo, además de seguir leyéndome -esporádicamente- en Bestiaria podrán ser testigos de mi incoherente malhumor en este blog del diario Crítica.

No tengo que aclarar lo contenta que me pone ser parte de Crítica y todo eso, porque me imaginarían feliz y es algo que no quiero. Yo nunca estoy bien. Soy pesimista: vivo para quejarme y para protestar. No puedo remediarlo. A diferencia del resto del mundo, yo nunca pienso en vasos medios llenos o vasos medios vacíos, yo pienso que el vaso tiene vida, y que me quiere matar.

 
Licencia de Creative Commons
Bestiaria by Carolina Aguirre is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at bestiaria.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://bestiaria.blogspot.com.