Imágenes de mujeres: Flora y fauna de los barrios




Cada región tiene sus propias especies autóctonas: la fauna de la selva, por ejemplo, es distinta a la del ártico y completamente opuesta a la del desierto. Salvo por la humedad, no tienen nada en común: la primera tiene tigres, papagayos y orquídeas, y la segunda tiene ballenas asesinas y un clavelito bastante feo. No comparten ni siquiera los ratones, que son más o menos parecidos en cualquier lugar.

No obstante, la distancia o el clima no siempre es el factor que acentúa esa diversidad. Acá, en Buenos Aires, por ejemplo, con muchos kilómetros menos de diferencia, existe el mismo contrapunto que hay entre el ártico y la selva: las mujeres de barrio, sin ir más lejos, son muy distintas a las de la gran urbe, aun cuando esos dos lugares se encuentran a menos de veinte cuadras.

En los barrios, por ejemplo, las viejas andan sueltas. Roban gajos de plantas, toman “la fresca” en la vereda, pasean un perro peliduro de patas cortas, y demoran a la gente en el almacén. En la ciudad, en cambio, lo viejos son invisibles y matan los días encerrados en un dos ambientes cavernoso mirando por la ventana como autistas o esperando que sus hijos los vayan a visitar. La vieja con batón —un vestido amorfo de tela liviana cuya panza está siempre mojada y roñosa— por ejemplo, no prospera cerca del centro de Buenos Aires. El batón, su emblema y uniforme, ni siquiera se consigue en Capital porque lo confeccionan modistas de provincia en sus garajes o ellas mismas. Además, no puede baldear y para las viejas de barrio, baldear a las siete de la mañana, más que un quehacer doméstico es el pilar de la vida social, es una señal aceptada de que una señora está al pedo y quiere charlar con otros vecinos.

Otro personaje típico de los barrios es la camiona, que tampoco tiene su doble cosmopolita, pero si tuviera uno, sería una vedette de los ochentas pasada de pan y facturas. La camiona usa mucha ropa ajustada, baratijas enchapadas en oro, botas de taco alto, uñas larguísimas, y mucho, pero mucho maquillaje turquesa. Vive tomando mate y mirando Gran Hermano mientras habla mal de las vecinas y revisa catálogos de Avon o Tupperware. Aunque el único trabajo que hace es memorizar chimentos, su marido está convencido de que desposó a Brigitte Bardot y la tiene como una reina. Alegre, atiende los pedidos insaciables de ella y las dos nenas, que graznan durante todo el día que quieren otro par de botas con flecos, la nueva Barbie de playa o llevar al novio de la más grande de vacaciones con ellos a Miramar.

Tampoco la peluquera sobrevive en las grandes urbes (de hecho, ahí no hay peluqueras; hay estilistas). Mientras que en el barrio sólo las señoras de pelo amarillo y casaca de farmacéutico tienen peluquería, en las zonas céntricas hay cadenas de salones llenos de repetidores de secundario con la cresta teñida, y gays que sueñan con ser el Roberto
Piazza de la coloración. La peluquera barrial es, ante todo, adicta a los “adornitos”.
En su negocio hay muchos cuencos con agua y piedritas de vidrio, una fuente feng shui y cuadros con cortes de pelo del año 1986. Sus aliados de todos los días son el decolorante
en polvo, la revista Semanario y la rizadora de cabello, un artefacto tan de barrio que su enchufe no encaja en los adaptadores cosmopolitas. Su especialidad son los recogidos
para fiesta de quince con mucho spray y palmera de bucles, aunque también le piden permanentes y reflejos con gorra de goma, dos servicios que fuera de allí no se hacen
desde principios de los noventa.

La almacenera, a diferencia de la anterior, es un estereotipo que se está extinguiendo en todos lados. Las pocas que han sobrevivido a los supermercados chinos son viejas sucias
y religiosas que adoran manosear el fiambre y cortar dulce de batata con las manos envueltas en dos bolsitas de nailon. Todas tienen un almacén diminuto, sin ventilación,
con una heladera exhibidora llena de lácteos podridos y estanterías metálicas en la parte de atrás. Siempre tienen una nieta gorda que les hace compañía mientras traga polvorones
como una boa constrictora, adornada por una órbita de moscas verdes. A pesar de que conocen a los vecinos de toda la vida, las almaceneras son falsas, difíciles, y viven desparramando rumores venenosos que tienen como único objetivo castigar a
la gente que compra en supermercados grandes. Cobran toda su mercadería con sobreprecio y se hacen pis de la emoción cuando pueden avergonzar a un nene reclamándole el
pago de la cuenta corriente delante del resto de la clientela. No tienen variedad de productos, salvo de aceite y de fideos, y viven consagradas a la sucia empresa de hablar
pestes de la mafia china y esparcir el mito de que los chinos apagan las heladeras de noche para ahorrar luz, aunque a ellas se les pudran los lácteos.

Otro personaje que tampoco existe en la gran urbe es la vecinita, una adolescente con un cuerpo infernal que se pone de novia con un vago de veinte años que la va a buscar
al colegio en Chevy. Durante meses, el vago se instala en la casa de ella para comerse todo lo que encuentra en la heladera mientras mira la tele y le acaricia las piernas a la novia en las pausas. Van juntos a todos lados agarrados de la mano, pero se pelean una vez por día, en general, porque ella quiere salir con amigas y él no la deja. La rutina es siempre la misma: él le grita desaforado en una esquina o dentro del auto y ella llora sin parar. Pero el año siguiente, cuando ella empieza la facultad y conoce gente nueva, lo deja por un compañero de curso que le escribe poemas. Durante algún tiempo el vago cae a la madrugada llorando, a tirarle piedras por la ventana y pedirle explicaciones, hasta que el padre sale a la puerta y lo amenaza con un palo.

Por último, hay otras tres especies que están en todos los barrios de Buenos Aires, pero que no son tan conocidas: la loca, la puta y la tarada. La loca no hace nada. Sólo da vueltas por la plaza, vestida y pintada para ir a una fiesta, insultando gente y amenazando a las madres primerizas que caminan con sus hijos. La puta, por el contrario, apenas sale de su casa; se sabe que existe porque a veces abre la puerta en bata o porque la tarde recorta su figura ladina través de la cortina del living. Y la tarada, en cambio, está todo el día a la vista, en la vereda, repitiendo una frase sin sentido o un juego incomprensible (los tarados hacen el avioncito con los brazos, pero las taradas son más versátiles).

Es verdad que las zonas céntricas también tienen sus propias locas, sus propias putas y sus propias taradas. Incluso hay hospitales llenos de chiflados que nadie visita. Pero como sucede con las viejas o las plantas, en el barrio las locas son libres, y en la gran urbe apenas se las ve de lejos, aburridas y curiosas, cuando asoman sus caras grises por las ventanas de un departamento.

101 comentarios:

Eugenia dijo...

La peor especie es el de ciudad cuando va a vivir al barrio. Para desgracia del vecindario,no muere, sobrevive.

Andre dijo...

Como siempre un placer leerte.
Alegraste mi domingo.
Que tengas una buena semana.

Edith Peña dijo...

Ahh!Me encanta tu blog y como escribes.

Bestiaria dijo...

Se acaba el mundo. Van 2 horas desde que subí el post y todavía no vino la oligofrénica de turno a quejarse por "la tarada".

Jazmín dijo...

adoro ser de ciudad...vivo en un edificio de 20 pisos, ya bastante lidio con las viejas chuzmas de aca (a las que pregunten lo que pregunten me limito a contestarles con monosílabos), como para encima tener que andar lidiando con el barrio entero...

vamosabrillar dijo...

Tarada hasta ahora nunca vi. Sí varios tarados, y todos andan en bicicleta. Y cantan.
Conozco una camiona que mientras come "pisa con anchoa" y le acomoda el queso mantecoso con las uñas turquesas, deja que los gatos se paseen por sobre la mesa. Ella iba a ser modelo, pero el marido no la dejó.

Sabri dijo...

la verdad no pude terminar de leer este texto...los tuyos son tipicos comentarios de mina de ciudad que vota a Macri

Ji dijo...

Con este post usted me ha confirmado mi error. Yo dejé la ciudad y me volví al pueblo porque pensé...es más tranquilo.

Ahora estoy rodeada de los especímenes que Ud describió, y donde los negocios cierran al mediodía para dormir la siesta...

Un saludo, su post fue genial como siempre!

UB dijo...

Por el amor de Diox, qué panorama más deprimente. Aquí tenemos la versión equivalente de la España profunda.

Un placer siempre leer tu blog, sobre todo por la ironía logradísima en las descripciones.

Un saludo.

Bestiaria dijo...

ji:

No, che. En la ciudad hay solteronas que mienten diciendo que tienen 35, se hacen reflejos, se planchan el pelo, hacen footing por los lagos de palermo en calzas... Hay yuppies con trajes malos, hay taxistas (QUE SON LO PEOR DEL MUNDO), hay porteros y administradores (que son un cáncer).

Yo viví siempre en provincia, hasta los 23. Lo ideal es crecer en un barrio y luego mudarse a capital, hartarse, y volver a un barrio.

Así.

Jazmín dijo...

Pardón, quiero agregar algo que ahora pensando en mis días en Vicente López en la casa de mis abuelos me vino a la mente, debo reconocer que algo tienen los barrios que me encanta, el escuchar los péjaros a la mañana en lugar de escuchar los autos, y el poder salir a pasear en bicicleta sin tener que andar esquivando bondis y tacheros...

**SO BITCH** dijo...

Se nota, se nota la impronta de haber crecido en un barrio. De lo contrario, la descripción no se ajustaría tanto a la realidad. Nada hay más clásico de un pueblo que el "batón"...líbreme dios de usarlo alguna vez...habiendo nacido y crecido en un pueblo, siempre tuve a una Carrie Bradshaw dentro, de la que no reniego ni lo haré jamás, amo la ciudad, amo vivir en éste, nuestro quilombo de cada día...

Anónimo dijo...

sos una resentida social muerta de hambre!

Andrea dijo...

Te faltó "el/la Informante". Ese personaje que parece que nunca tiene ocupación. Nadie sabe de qué vive,pero vos preguntás por algún vecino y el informante sabe vida, obra, milagros y evangelios apócrifos de la persona... ¿cómo hacen para vivir su propia vida?

Gos dijo...

Muy bueno! todo un paisaje de mi infancia...mi nonna usa batón hasta el día de hoy!

Todas las casas en los barrios tienen cortinas de tiras de plástico multicolores o de mimbre. También hay mucho machimbre, mucho ventilador de techo y mucho perro pequinés.

Anónimo dijo...

aguante el barrio, que bueno por lo menos leer la reivindicación tuya acá...me gustan mucho más tus otros posts menos depectivos y pretenciosos

Anónimo dijo...

aguante el barrio! que bueno al menos leer la reivindicación tuya acá...me han gustado más otros de tus relatos menos despectivos y pretenciosos

Salitou dijo...

Con razón no consigo changuito... tendré que irme a algún barrio?
Excelente, tengo una imagen bien clarita :-D
En mi barrio de la infancia también está la vecina venenosa que vive pasillo al fondo, casi nunca se la ve en la calle pero sabe vida y obra de todo el mundo y se encarga de difundirla :-P

Sergio dijo...

Mientras leía lo de la camiona escuchaba como tintineaba la bijouterie q tiene en las muñecas mientras movia los brazos

me encanta tu blog

eleonora dijo...

Excelente, me alegraste el lunes.

Y como que la tarada no apareció?? pasó y declaró...y culpabilizó, incluso te puso un tinte macrista...gente amargada si las hay...ya sé en tu relato anterior de como chupar el caramelito, esta se comería uno bien ácido, haciendo arcadas pero feliz.

Nikolina dijo...

Excelente, vivo en provincia desde los 6 años y cada vez que me quedo en lo alguna amiga de capital, sueño con el dia en que pueda mudarme..
Y agrego a la lista a los Cacho que arreglan el auto en la vereda los domingos usando un jean gigante sin cinturon y cada vez que se agachan.. agh! ni lo digo que me revuelve el estomago... Para colmo tengo que soportar ver como su señora, la Norma, les seba mates mientras escuchan AM en una radio portatil a todo volumen..
Auxilio!

lisa_simpsonlyke dijo...

En la ciudad de Córdoba todos estos personajes están en los barrios, con dos diferencias: las viejas no salen a baldear la vereda porque la Municipalidad pone multas por gastar agua y la "Camiona" - aunque siempre se llama Nancy, tiene la misma estética exterior y temática de charla que la que vos retratás- difiere baastaante en la forma de hablar...

CB dijo...

Genial!!! Y para las que quieren batón en la ciudad, pasen por la calle Rojas y Rivadavia en Primera Junta, y hay dos negocios con batones de oferta que no se pueden perder!

Pau_GM dijo...

jajajaja mi barrio!!
te faltó la vecina dulce que saluda a todo el mundo y nunca hace mal a nadie, es más cura el empacho. La mejor de todas es Angélica, mi vecina dulce.

Anónimo dijo...

faltó el vago amigo d elos niños, que tiene más de cuarenta y se sienta todo el día a ver como los niños juegan a la pelota, les convida jugo y se cree director técnico

Pegame y decime Sheena dijo...

Yo tengo ambas experiencias: Soy de una ciudad del interior, pero ahora viviendo en barrio norte, bastante por imposición. Y en las ciudades del interior encontrás dos características esenciales a cualquier señora del interior. Las señoras de las ciudades chicas salen a la vereda a las 6 o 7 am a barrer la vereda y chusmear con sus vecinas acerca de sus nietos (que siempre son mejores que los de la interlocutora) y a chusmear acerca de la gente de la ciudad (que son conocidos por todos, por supuesto sus nietas adolescentes y enamoradizas aprovechan la información recolectada por su abuela de la familia del susodicho). Acá por los barrios nortes, sin embargo, me he encontrado a las Señoras bien, que te miran con cara de nena irreverente hacés un ruido y le aviso al consorcio, mientras comentan espantadas qué horror que en la vereda haya una bolsa de basura rota, o qué barbaridad los señores cartoneros no vayan a trabajar como cualquier persona decente.
Muy bueno, como siempre.

Sol dijo...

La ciudad es emocionate, entretenida, veloz y repleta. Sirve para ir a trabajar, a estudiar, al shopping o a algún cine a ver una película independiente sueca. Pero para ir un rato, sólo un rato.
No hay nada más hermoso y recomfortante que volver de la ciudad a TU barrio. Saludar a la verdulera, que tu vecino te haga un chiste amable, encontrarte con tus amigos que conoces desde el vientre materno. Uno siente que tiene una casa de diez manzanas y una familia inmensa.

Sol

Isabel Romana dijo...

La parte dramática de este post es, precisamente, el señalar cómo en la ciudad se oculta a los viejos, a los tarados y - yo añadiría - a todos lo que no resulten "guapos". Hay en el barrio un componente humano, para bien y para mal, que parece haber desaparecido en la ciudad. Delicioso post.

Livia dijo...

Excelente. Soy chilena, pero a verdad es que la descripción caza perfecto acá también.
Felicitaciones!
PD: te hice un link en mi blog, espero que no te moleste

RaKela dijo...

Bonito y recién descubrimiento...
De momento voy a leerte.
Saludos!!!

sol dijo...

igual un momentito!
Los barrios no sólo están en el interior. Yo vivo en capital y en un hermoso barrio que es bien barrio, con vecinas chusmas que usan la bijouterie mas barata del mundo, con el viejo que amigo de los chicos, con el quioquero que te hace una película dramática de cada vecino, con las abuelas con batón... todo eso y en capital, hay todavía barrios acá. Hay más que palermo en capital.

Anónimo dijo...

muy bueno el post...
cada dia me gusta mas leerte..
ademas, muy acertadas las descripciones, yo vivo en un barrio(en Rio Cuarto,cba)y ahi uno de cada uno..
te falto la "modista solterona" que le hace el vestido de 15 a las chicas del barrio.

mili dijo...

yo vivi tanto en barrio como ahora en ciudad, y en la ciduad todo es menos y mas al mismo tiempo; en el barrio todos te conocen, y todos saben todo de vos, pq siempre esta la vieja chusma qe se encarga de difundirlo por todo el barrio, en cambio en la ciudad todo es mas impersonal, todos estan mas concentrados en si mismos, excepto esas viejas chusmas del edificio, o la portera/el portero o las empleadas domesticas, siempre esta el qe se encarga de difundir los chismes, pro en capital, los chismes se cuentan entre empleadas y porteros, en cambio en barrios todos a todos, no importa cual sea tu funcion te enteras de todos lor rumores, qe por lo gral c/u le agrega su parte y terminan haciendo un thriller o una comedia romantica.
en el barrio tambien siempre esta la vieja qejona, ya sea por el frio, el calor, la humedad, la lluvia y demas causas climaticas, tambien las veredas, la politica, siempre va a encontrar algun motivo para quejarse y sobre el cual opinar
me encnatan tus relatos, me fascinan

Giuliana dijo...

muy bueno muy buenoo jajaa

Graciela dijo...

Mi barrio , adorado caballito , en Bs As Argentina ! Tus palabras siempre me hacen sentir bien .Mi vida como dice mi blog la he vivido ya 2 veces y aun asi tus post me demuestran lo maravilloso que es vivir !

daniela dijo...

hola bestiaria..bueno me encantan tus relatos..con muchos realmente lloré de la risa..y me ví identificada, pero este digamos que es muy despectivo.. Soy una chica de barrio, con 18 años de edad hoy estudiando temo en un futuro irme a vivir a la gran ciudad..con tiempos contados, smog, gente ascelerada y sumado a ello extrañar la tranqilidad q solo un barrio te da...de salir a la vereda disfrutar del silencio o acostarte bajo un árbol en plena primavera, respirando aire limpio...y tendría una lista infinita; mas allá de q manejas lo fantastico como lo real...llegamos a un delirio avanzado..."por suerte mi barrio tiene calles asfaltadas y ya deje de andar en carreta" por favor!...
aun asi tenes buenos artículos y me gustaria seguir leyendo mas de tus producciones...sin sentirme tocada o si no te llega otro comentario mio...sin aire arrogante ni sarcastico lo digo...sinceramente me gusta mucho

"Hercules Gomes" dijo...

No lo puedo creer! Lo impecable que sos en tu redacción, tu capacidad de ver con tanto detalle la realidad y el día a día. De nuevo y perdón por ser tan reiterativo para con vos... Sos FANTASTICA!

Saludos

Hercules Gomes

zen dijo...

Tu blog son palabras mayores, me encanto. Creo que ya te lo dije.
Saludos.

theremin dijo...

Vivo en una ciudad del interior, y paso mis días en un barrio donde hay personajes bastante parecidos a los que describís (un poco menos atroces tal vez), encerrada en el departamento con las cortinas siempre corridas, las persianas bajas, el aire acondicionado prendido y la música a alto volumen, mientras las vecinas del edificio (una especie de Vecindad del Chavo) pasan sus días con las puertas abiertas, pidiéndose una taza de azucar o gritándose que el portero no cambió los focos, como si viviéramos todos en comunidad. Es bastante bizarro la verdad, pero igual lo disfruto y me río mucho casi todos los días.
Y como se trata de una provincia pequeña, la ciudad me queda cerca, y siempre puedo ir de compras, a comer algo y a respirar. Aunque sinceramente, no sé que prefiero.

FOK dijo...

Best! retrataste tal cual la vida de mi hermana con la adolescente de 14 años! salía con uno de esos pisteros hasta q arrancó la facultad, y en el medio, cuando cortó, escándalos en la puerta de casa, y como el rol de padre con mi hermana lo cumplí yo (en algunos sentidos) fui yo el que lo molió a palos! como me cagué de la risa con eso!

saludos!

FOK dijo...

Best! retrataste tal cual la vida de mi hermana con la adolescente de 14 años! salía con uno de esos pisteros hasta q arrancó la facultad, y en el medio, cuando cortó, escándalos en la puerta de casa, y como el rol de padre con mi hermana lo cumplí yo (en algunos sentidos) fui yo el que lo molió a palos! como me cagué de la risa con este post!

saludos!

amstel dijo...

bastante despectivo este post, la verdad.

Schatzy dijo...

Hace algun tiempo leo su blog regularmente, hace poco releyendo antiguos vi su respuesta ante un comentario en el post "El arte menor de especular", pero no veo el comentario, se puede leer?

Little Queen dijo...

fantastico,como siempre

Tipo na dijo...

Muchacha te adoroooo

Es increible como pudiste retratar todo tal cual... en mi barrio esta lleno de viejas en baton y estas ensima se juntan a rezar el rosario y desp se sacan el cuero entre ellas...

Y mi almacenera se enoja con mi mama o conmigo si compramos en otro lugar y nos ve con las bolsas...

me alegraste la mañana, un saludo a todos y espero lo mismo pero de calital.... a ver q se encuentra en esa jungla...

tipo na

Lady Kelvin dijo...

juajuaa! lo de la nena atragantandose con los polvorones me mato! Muy bueno.

Me a DIva dijo...

Muy interesante la verdad.


http://meadiva.blogspot.com

VISITANOS!

John Nick dijo...

Soy de ciudad, de barrio y de campo. Un animal que nunca duerme y por las noches llora el desconsuelo de una soledad plagada de gente, amigos y enemigos infinitos, Mientras, el mundo gira inadvertido de mi hambre por las carcajadas sútiles y reparadoras. Vos me las provocaste con tu post, ja! Gracias y slds varios.

Sofía G. dijo...

Me reí muchísimo.

Viví 22 años en barrio (pero barrio barrio, eh) y la peluquera que describiste, juro que es de allá! Además tiene muchos productos de dudosa procedencia (reparadores de puntas marca ''doly'' o baños de crema ''Jhon Kit'' o yo qué sé cuántas otras barbaridades). Además de cachivaches afines, tiene una pecera con 6 o 7 peces completamente incompatibles que se comen entre ellos o mueren de hipotermia (pero se los regalan algunas clientas agradecidas por el peinado y ella, sin preguntar qué debe hacer, los tira ahí adentro).
La camiona vive aún allí, al lado de la que alguna vez fue mi casa. Ahora tiene unos 70 y el lápiz labial le queda en los dientes. Usa strapless con pareo para baldear la vereda y tiene olor a frito. En sus años mozos, un nieto insulso ponía música al palo y bailaba borracha en la vereda en Navidad después de las 12, siempre maquillada hasta la vergüenza, inmortalizando a Talía y provocando incomodidad a todo el barrio que la espiaba por la ventana!
Geniales todas.
Besos.

Sofía G.

Julio dijo...

Me parece excelente tu blog!!! Demasiado bueno! Genial! Me encanta!

Te voy a recomendar entre los TicoBloggers!!!

Saludos desde Costa Rica!!!!

MentesSueltas dijo...

Hola, pasaba a saludar y dejar mi cariño.
Bellisimo tu trabajo...

MentesSueltas

Lucero dijo...

al fin me coincide la mujer acida de Bodas de Sangre con la berborragica Bestiara.

lamentablemente

arwën dijo...

¡¡genial!!
no solo vi a muchas de estas en mi barrio del conurbano bonaerense (de hecho las sigo viendo), sino que ahora, a punto de dejar la casa paterna para ir a mi depto, voy a tener que empezar a lidiar con la vieja chusma que administra el edificio.
bingo! barrio y ciudad, todo en uno.

excelente post, incluso me animó a comentarte por primera vez.

Luciana Rodriguez dijo...

hace un tiempo que te quiero preguntar: estás perdiendo estilo, imaginación y creatividad con tanto trabajo?, o
tenés problemas conyugales? o de peso/autoestima? algo te pasa! tu blog está cada día más pobre y aburrido. asoman los peores rasgos de las bloggeras que alguna vez criticaste. una lástima.

Lelaina dijo...

luciana, bestiaria no critica! escribe. vos entendes q es ficcion? que no le esta diciendo algo a chicas que existen? ENTENDES? No es la revista Gente. deja de leer chismes y artículos conventitilleros que se te está metiendo la villa por todos lados.

Estefani dijo...

En los barrios suele haber el mismo tipo de personas y personajes que en la ciudad.
Unicamente que en los barrios son identificables por todos y en la ciudad "están escondidos" en sus casas y, cuando salen a la calle, entre la multitud anónima.
Saludos

Contrastando dijo...

Los dos extremos siempre se ven en las telenovelas porteñas, no se porque le gusta tanto al mundo espiar al otro, no sólo en la ciudad sino también en cualquier otro hábitat del país, iamginate como funcionaría GH si no fuere así...
Me encanta tu blog, siempre paso a leerlo y saco alguno que otro "TIP" para manejar mi relación, Gracias por enseñarnos como piensan crudamente muchas mujeres, aportás una gran herramienta a los ciegos de fundamentos femeninos, como yo.

Anónimo dijo...

Gracias, me deprimiste el día.

La de Mameluco dijo...

Exactamente igual a la realidad. Muy buena la descripción. Uno se da cuenta de estas cosas cuando vuelve al barrio despues de mucho tiempo o cuando lee artículos como estos que nos traen recuerdos y nos hacen dar cuenta. Saludos.

Anónimo dijo...

a mi tampoco me gustó mucho este post... en cambio sí me fascinaron los otros.
jaja, pero sí me gustó que te arresgues a las malas críticas y lo escribas igual sabiendo que, por ejemplo, iba a haber alguien que se quejara por "la tarada"

Anónimo dijo...

es tuSHO
aSHá

me sorprendiste, Bestiaria.

Anónimo dijo...

Primera vez que leo tu blog y me ha encantado!! Me morí de la risa....

Besos,

Juan Pablo

Anónimo dijo...

Que loco,pasaste de ser una gran escritora a una bloggera resentida como las que te pasas criticando..

Bestiaria dijo...

anónimo:

¡No es poco haber sido grande!
No es tu caso. Evidentemente seguís resentida y encima escribís mal.

Es "Qué loco" y después de la coma va un espacio. No te va a quedar más opción que nacer de nuevo.

almamatters dijo...

Es un placer leerle. De verdad

Anónimo dijo...

Mi abuela vivia en un barrio y siempre q iba a visitarla pasaba los momentos mas lindos, estan todos los personajes, pero no hay mejor vida q la del barrio. Ahora vivo en pleno centro y me quiero matar

Anónimo dijo...

Bestiaria, no te piques, le dices a la chica anterior que escribe mal por un mísero espacio, tal como te corrigen estúpidamente a ti otras veces (¿o es una ironìa?).

Deja que la gente piense lo que quiera, se simpática, eso te haría más grande aún.

Eres ingeniosa y observadora, ácida y cruel, eso no te hace mala persona, a veces uno sufre por estos patéticos seres y sus vidas, pero ellos no sufren, sólo viven, igual que una cucaracha o un pequinés...y son felices a su modo, es uno quien no toleraría ser uno de esos personajes que hasta son queribles porque conservan y permiten esa ingenuidad del barrio, esa ingenuidad ambiental que permite sacar la silla a la calle para tomar "la fresquita"

Indigo dijo...

Me extraña la apertura mental de tanta gente, realmente pocas críticas y sin ningún tipo de valor.
Cuando leía el post pensaba "esta mujer está loca, la van a dilapidar!".

Que feliz me hace ver que la diversidad todavía es aceptada.

Y sí, en capital aún quedan barrios.

Lord Khyron dijo...

Cómo odio y detesto y...no sé que otra palabra más fuerte para decir sobre las viejas que baldean la vereda. De chiquito les tenía miedo porque siempre te insultaban si les pasaba con la bici sobre la vereda aún varias horas después de haber terminado de lavarla ya que las muy turras como no tenían un carajo que hacer se quedaban vigilando que siga limpia.... que viejas chotas

Anónimo dijo...

Bestiaria: por casualidad di con tu post y me encantó. Éste, como todos, está lleno de una realidad lúdica que me encanta. Yo creí en barrio y me mudé a la ciudad y comulgo con tu idea de que es mejor de esta manera. Ahora, me he movido a una gran ciudad pero que en el fondo no parece más que un barrio.
Saludos desde Alemania

Anónimo dijo...

Ni en todos mis cumpleaños juntos vi una torta tan grade como vos! sos una capa!! aguante la besti!

Anónimo dijo...

Creo que más allá que me hayan gustado otros post este es demasiado agresivo y violento. Yo no encasillaría a la gente como lo haces vos, ya que podés correr la misma suerte que ellos alguna vez y bien leyendo esto se te podría encasillar como una persona que se cree que no tiene defectos, y eso no está muy bien, ya que te tildarían de burra
Saludos!
Mercé

René Lavand dijo...

bestiaria, de dónde los sacas? son una cámara oculta? FLACA ESTE BLOG ES SOBRE ESTEREOTIPOS. SI NO ENCASILLA LO CIERRA. ES COMO QUE VAYAS A UN BLOG DE COCINA A PREGUNTAR PORQUE HABLAN TANTO DE COMIDA.

MOGOLICA!

MaRyLuX dijo...

jajajaja que risa la tarada a wevo k siempre ai una, en la ciudad tambien pero en la ciudad siempre acen el aseo o andan x ai en el mandado.

esteban dijo...

Te acabo de descubrir y sos lo mejor que leí ultimamente. Gracia, insolencia y estilo.

Carmen dijo...

Me encanta tu blog. Todo lo que escribís es fruto de una aguda y puntillosa observación. Lo que me pregunto es ¿por qué tanta crítica tan ácida? el blog es TUYO y en él vertís TODO lo que vos pensás, que obviamente es TUYO. Me llama poderosamente la atención tanto censor dando vueltas por ahí. En cuanto a que todos los especímenes que describís, todos existen y quien lo niegue está ciego, con mas o menos énfasis en sus características, TODOS ESTAN.
Un abrazo!
carmen
PD: no te "dilapidé" como dijo "INDIGO", jajajaja!!!!!

almamatters dijo...

Anónimo dijo...
sos una resentida social muerta de hambre!



por el contrario creo que sabes demasiado de la sociedad !

Anónimo dijo...

Me gusta tu honradez y sinceridad para dejar entrar todos los post, desde los que te halagan hasta los que te critican. A mi me gustó mucho tu blog, disfruto de tu lectura y río un rato como loca pensando en la razón que tienes.
Un abrazo y sigue cultivando esa imaginación y agudeza al escribir.

B

Anónimo dijo...

buenisimo descubrir una lagrima de risa en mi cara cuando llegue al tercer o cuarto parrafo... idola. Recuerdo que en mi barrio estaba LA Cuca (peluquera chismosa y peleadora), LA Nelly (saliendo a barrer la vereda con baton en verano y tapado de piel sintetica en invierno), LA Rosita (despota y miserable almacenera), LA Turca (la carera del quiosquito), la Marta (la tarada por excelencia), LA carnicera (peleadora y boca sucia) y tantos otros personajes entranables... que observaba y pensaba que eran unicos pero por lo que veo se repiten. genia!!!

Ana dijo...

Hola Bestiaria, el blog Bodas de Sangre humor negro, sarcasmo y la chica sabrina es también tuyo?

magui dijo...

GENIAL la descripcion, me encanto! siempre leo tu blog y lloro de la risa.. me facina! jajaj
yo vivi muchos años en el centro de cordoba (10)y ahora me mude a un barrio... para tener casa y patio y perro y la verdad que me sentia como de paseo en un zoo al principio, porque conoci a todos los personajes que contas y todavia me faltan muchos mas por conocer... la verdad es que son adorables... aca tenemos ademas el que vende huevos que arremete a la mañana con una propaladora con la cancion del pollo a full, la primera vez salia a la puerta corriendo porque no sabia que pasaba!!! otra vez pense que habia un tiroteo y era un falcon viejo que a veces viene de visita y que tiene una bocina que tira tiros y luego suena una sirena de policia (un amor el muchacho) tenemos 3 parejas que "chapan" en la plaza de enfrente desde las 8 de la noche hasta las 3 o 4 de la mañana!!! que ganas por dios!!! y no se acalambran, tambien esta la vedette frustrada que vende frituras en un local roñoso que se llamaba "el carro de yayo" pero luego de la separacion fue renombrado como "el carro" hechandole cal a la parte desvinculada de la empresa jajajaj.. de terror tambien la adaptacion cuando llegaba a la 1una de la tarde molida de trabajar y encontraba todos los locales cerrados hasta las 5 de la tarde!!!
bueno eso.. delicias del barrio.. todo sea por la casita, el perro, el patio...

Bestiaria dijo...

magui, no puedo dejar de reir con tu comment.

Anónimo dijo...

mucho mejor la foto anterior. no te favorece esta que pusiste ahora.
J

El Cuidador del Zoo dijo...

Solo vengo a comentar acerca de el post puesto en "bodas de Sangre".
Creo que diste en la tecla con los cerecitos, deberian ser nombrados "san cerecitos" y hacer estampitas en el correo para mandar cartas.
Ricardo Darin pego en el palo, de la nariz para abajo es cerecito.

Bestiaria dijo...

J
Mi marido me dijo lo mismo. Yo pensé que era linda foto, no en la cara de galleta que tenía.

Esta que puse me la aprobó. Igual, ya salí mal en cada lugar... No sé para qué me preocupo.

Clodovico dijo...

jajaja me ha gustado el del peluquero, real como la vida misma.. pff.. es que si te pones a describir cada personaje típico tienes para escribir un montón de libros :S
Buen blog!

John Doe dijo...

Bien, bien...

Me siento como si hubiera entrado por la puerta de atrás de un boliche y me encontrara que adentro se armó una pelea como sacada de "Gladiator"!!!

Terriblemente divertido y me has hecho recordar el barrio de una de mis abuelas, donde practicamente me crié!

Muy bueno... gracias por esta 'pincelada' de los suburbios!

"Largo y arduo es el camino, que conduce del infierno a la luz" (John Milton - "Paradise Lost")

http://alrededordelreloj.blogspot.com/

La Luna dijo...

Convivo desde chica con el ecosistema autóctono de mi lugar, mi barrio. Ahora más de grande, me asombra lo bien que salieron todos en la foto que sacaste. Están i-gua-li-tos, y seguirán estando. Quizás yo también esté por ahí, cuando tenía 16 años, y el novio que dejé cuando empecé la facultad (hasta hoy me agradezco el favor que me hice). Leerlo fue como encontrar esas fotos de hace años en las que una salió horriblemente mal. Pero bueno, tengo que asumirlo, y reirme un poco. Ya me sentiré reivindicada leyendo alguna otra cosa.
Más allá de la primera impresión (rara) de leer un post tan crudo y tan real, me gustó mucho.
Saludos.

T.ao. dijo...

Gracias a Dios que existen los barrios.

Siempre llevo a Liniers en el fondo de mi corazón.

Indigo dijo...

Jajajaaa! Me quiero matar, escribí dilapidar en vez de lapidar... en ese momento pensaba que gracioso sería confundirme entre esas palabras, dicho y hecho.
De todos modos siempre tengo horrores así.

A mi me gusta mucho la nueva fotito, igual te tiene que gustar a vos Caro, y el resto que se curta.

No me dí cuenta en el momento que lo leí, pero debo reconocer que en una época formé parte de la fauna barrial: fui la pendeja de 14.
Es así tal cual, escena a los gritos de esquina a esquina porque no podía dormir en la casa de mi mejor amiga. El era alto, flaco y desgarbado, y a los 14 yo me partía sola (lástima que el tiempo haya pasado =/).

Hoy soy feliz sin formar parte del barrio, pero sueño con el momento de ser vieja y salir a tomar fresca.

Minerva dijo...

Yo vivo en La Paternal, como la chica Sabrina, y creo que es suficiente para sentirme tocada en lo más íntimo de mi ser... La única manera de sobrevivir en el barrio es salir muy temprano y volver muy tarde, y no emular a las compañeras de la primaria, que los fines de semana salen a caminar "porlavenida" San Martín, argh!

Bestiaria dijo...

minerva:
La paternal tiene PHs PRECIOSOS. Lástima la cantidad de gente con ropa fea que hay dando vueltas. Ud debe encerrarse y punto.

Igual, convengamos que barrio barrio es más provincia.

neurotransmisores dijo...

En el barrio las relaciones sociales son más intensas, a veces hasta presionantes.
En la ciudad relaciones sociales son escasas, a veces ni conoces a los vecinos del edificio.

emilia. dijo...

Estás igual de incisiva y divertida, pero cuidás menos tu escritura. ufa!

Lelaina dijo...

emilia, quien sos? q publicaste? q premio ganaste? querriamos saber

yerbanohay dijo...

Me encantan tus descripciones, que me parecen tiernas y no despectivas. la verdad. Me encantaría vivir en un barrio con todos esos personajes, extraño un poco de humanidad en la gente que me rodea.
No has pensado escribir guiones para television? me encantan lo acabado de tus personajes.

Dorian dijo...

Ay! cómo me cagué de risa con esto también. Es que toda mi vida viví en el centro de la ciudad (una ciudad chica, no en capital) y siempre me resulto muy pintoresco todo lo de los barrios. Hace un año me mudé a un barrio posta, bien barrio, con viejas en batón, almaceneras chismosas, tarada en la vereda y todo... Me mudé por opción y realmente no me arrepiento, por la mitad de lo que pagás en el centro, tengo una casa fantástica con patio y todo, pero es genial ver la anacronía de las cosas barriales, así como la particular e innegable idiosincracia de cada barrio. Es necesariamente distinguible una persona del barrio de una del centro... y esto no es prejuicio, es simple descripción. Eso no la convierte en mejor ni en peor, simplemente en distinta. hasta hoy, me quedo con la vida del barrio en más de un sentido, aunque extraño pequeñas cosillas del centro (p. ej, estuve 5 meses sin internet cuando me mudé, porque no llegaba la banda ancha al barrio!).
una delicia la lectura de tus posts bestiaria.
slds,

alicia dijo...

La denominación "tarada" me pareció innecesariamente cruel. Podrias haber utilizado un eufemismo más simpático. Y sí, las tenemos en casa mirando dibujitos, no las encerramos en una institución. No las dejamos ir a la vereda porque en un santiamén las perdemos.

Carolina Aguirre dijo...

¡Les dije!

Alicia dijo...

Ocurrió que te diste cuenta que habías metido la pata y abriste el paraguas para frenar las críticas. Tipo "el que no salta es un ..." Supongo que usas el término "oligofrénica" con la misma liviandad con que aplicás el mote de "tarada".
Hubiera sido más honesto que respondieras puntualmente a mi comentario, en vez de bromear tangencialmente con el resto de los lectores.
Entré al blog para conocerlo cuando vi que estaba nominado para el premio. Está bueno, sos buena observadora pero como escritora te falta un trecho largo. ¡Suerte!

Lelaina dijo...

alicia, bestiaria no contesta los comments, no se xq les cuetsa entenderlo. ni discute, ni abre el paraguas ni nada PORQUE LE CHUPAS UN HUEVO. SE CAGA DE RISA DE VOS. TIENE DOS MILLONES DE BOLUDAS COMO VOS ENTRE LOS DOS BLOGS.....

¿Entendés?

 
Licencia de Creative Commons
Bestiaria by Carolina Aguirre is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at bestiaria.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://bestiaria.blogspot.com.