16 claves para sobrevivir en pareja



Las parejas que están enamoradas no necesariamente son las que están bien. Cuando se trata de armonía y felicidad, estar enamorado es absolutamente secundario.
El amor no baña al perro, no hace las compras, no siempre se viste correctamente o soporta a los amigos del otro. Las parejas que intentan vivir sólo de amor, son una gran fortuna en manos de un comerciante mediocre, un mocoso torpe con buenas intenciones, una copa llena de espuma.
Las parejas que están bien no son las que más se quieren ni las que más se extrañan, sino las que hacen, al menos, algunas de estas cosas:

a. Si ambos son alfa, uno se transforma en beta.
En una manada de lobos, el macho alfa es quien toma primero la comida, se queda con las hembras y lidera al resto del grupo. El beta, en cambio, no necesita tantas guirnaldas ni trompetazos y se acomoda en un lugar satelital. En una pareja de personas, como en cualquier otro grupo, sólo puede haber un carácter alfa, porque si hubiera dos, nadie podría estar alrededor.
El miembro alfa jamás comparte su liderazgo y protagonismo. Es como un árbol que hace sombra a su alrededor, y que ocupa todo el cielo, todo el aire y toda la tierra.
Las parejas que están bien siempre se acomodan en roles distintos. Sólo uno puede comerse las patas del pollo, el otro, lamentablemente, deberá conformarse con la pechuga.

b. Encuentran soporte logístico en una empleada doméstica
Es muy difícil sobrevivir a la rutina sin la ayuda emocional y ejecutiva de una empleada doméstica. Cada vez que los hombres se olvidan la leche fuera de la heladera, que revolean sus mugrientos bandoneones de medias en el piso o que siembran la cocina con migas de pan, ellos sienten “que viven la casa” y nosotras, que la matan poco a poco.
Las parejas que están bien se ponen en manos de su mucama, y esperan sus visitas como sedientos peregrinos en el desierto, ansiosos por ser salvados.

c. Jamás usan sobrenombres terminados en “u” o “i” latina.
El sobrenombre vulgar es la primera falta de respeto de la pareja, la capa inicial de melaza, de romanticismo rollizo. Ninguna pareja cargosa tiene chance. Los detalles amorosos de hoy, son las anécdotas kistch de mañana. Me animaría a decir que todos los que llaman a su cónyuge “pupi”, “coqui”, “bicho” “o amorci” merecen ser abandonados.
Las parejas que están bien se comunican entre sí con un apodo ingenioso o el nombre de pila. Entienden que llamarse “vebu” o “pochi” es una perversa ignominia estética, y que nadie que tenga un poco de dignidad permitirá ser llamado por el nombre de un antipático pekinés de solterona.

d. Tienen actividades complementarias pero no superpuestas
Las parejas que están bien poseen un encastre perfecto de vocaciones. Son suficientemente diferentes para poder evadir la competencia, pero tienen puntos de encuentro para compartir paseos, lecturas y conversaciones. Una arquitecta puede llevarse de maravillas con un diseñador gráfico, una maestra de colegio se logra entender muy bien con un veterinario y una actriz, por ejemplo, tiene buenas chances con un músico o un productor de espectáculos.
Es improbable, en cambio, que un mimo y una ingeniera lleguen a buen puerto, o que dos escritores peleen sin que llegue la policía a separarlos. Por este motivo, existen los tardíos cambios de carrera, que en la mayoría de los casos-contra lo que pudiera parecer-, no son reuniones con la vocación perdida, sino meditados intentos de salvar la pareja.

e. Incorporan las taras del otro a la rutina.
Las parejas que están bien integran todas las ineptitudes y manías de su amado a la rutina. Por ejemplo, mi marido adora leer en el living con una reposera y el mate en el piso, sólo toma en vasos de boca ancha y bebe un lacteo alternativo mitad leche mitad yogur de banana. Me enorgullece sentir que he podido asimilar que su colorida poltrona playera estará en el medio de la casa cada vez que yo abra la puerta o que su gata dormirá con nosotros durante los próximos quince años.

f. No juegan dobles.
Un vínculo sólido es aquel que evita concientemente los juegos competitivos en pareja. Jugar dobles en tenis, paddle o incluso pool puede acarrear salvajes contiendas erizadas de burlas hirientes y reproches deportivos. Las parejas que están bien se ejercitan por separado o no se ejercitan, pero jamás se dejan tentar por la alta competitividad.

g. Sincronizan el exceso de peso.
La relación entre un gordo bon vivant y una mujer sana es una bomba de tiempo. Tarde o temprano, ese marido panzón y divertido que hace ricos asados se transforma en un paciente cardiovascular con 400 de trigliceridos a punto de estallar como un zeppelin de manteca, y su pareja no tiene más opción que acecharlo con las milanesas de soja por toda la casa. Inevitablemente, el gordo esconderá jamón crudo, buscará complicidad en sus hijos para gestionarse un choripán y terminará por agotar a su saludable esposa, quien lo abandonará, enferma de sacar piolines de salame de atrás de la heladera.
La parejas que están bien tienen un acuerdo tácito en el peso. Para esto, existen sólo dos opciones: o se ponen el jogging para pasear en la costa y saquear los tenedores libres como dos vikingos borrachos fuera de control, o bien se lo ponen para ir a caminar a Palermo.

h. No se acompañan a lugares.
El pegoteo adolescente no tiene lugar en el mundo del amor eficaz. Los novios que esperan en el pasillo con la campera del otro en brazos, que se acompañan a la panadería a elegir facturas, o que escoltan a la novia hasta la parada del colectivo, son bufones ridículos destinados al rechazo.
Las parejas que están bien saben conciliar la individualidad y el compañerismo, van juntas a donde ambos quieren ir, y van solas a los lugares que el otro detesta.

i. Reparten las obligaciones de manera justa o tiránica.
La injusticia doméstica siempre deriva en complicados motines hogareños. Las parejas que funcionan bien siguen una de estas dos recetas:
- Dividen exactamente todas las obligaciones. (Mi marido y yo, por ejemplo, hemos negociado nuestra cantidad de tareas diarias como mastines rabiosos que defienden su territorio. Yo soy la encargada de embolsar la ropa para el lavadero automático, pero él debe llamarlos y bajar las bolsas; y yo, por último, las recibo y las ordeno en el placard cuando vuelven.)
- Someten o persuaden al otro para que haga absolutamente todo y nunca pueda comparar su esfuerzo con el suyo propio.

j. No son primerizos.
Quienes se casan a los dieciocho, se divorcian a los treinta convencidos de que el mar está lleno de peces, y terminan, diez años después, abriendo mejillones podridos en el puerto.
Las parejas jóvenes que no pudieron probar, equivocarse, y elegirse entre otra gente, se quedaron, básicamente, con lo primero que vieron. Por este motivo, tienen la secreta ilusión de que el mundo de los solteros está lleno de complacientes príncipes azules sin olor a pata e insaciables hembras sin trastornos emocionales.
Las parejas que están bien revolvieron hasta el fondo del canasto y saben lo que hay afuera: emparchados galanes llenos de problemas y locas de remate que llaman y cortan toda la noche.

k. No se regalan ni peluches ni corbatas.
Un matrimonio en el que el hombre mira TV echado como una bolsa de tierra y demanda resfrescos y entremeses a los gritos jamás puede prosperar.
Daniel, un amigo de un amigo, precipitó el final de una relación al regalarle a su novia una “llama que llama” de peluche para un cumpleaños. Ese mismo día, la chica en cuestión le armó el bolso y se lo dejó en el pasillo del departamento.
Las parejas que están bien saben malcriar y consentir al otro. No regalan cachivaches sin sentido, ni artículos genéricos, ni se arrojan al fuego abrasador del romanticismo grasa.
Los vagos, los inútiles y quienes no saben regalar tienen graves dificultades para sostener una relación, porque –contra lo que dice el adagio “la intención es lo que vale”- un desayuno en la cama es un gesto muy pobre si el café está aguado y las tostadas quemadas.

l. Se esfuerzan en la cocina.
Las parejas están bien cuando comen bien. Es imposible llegar a la madurez sin resentimiento luego de haber soportado mala cocina durante años. Comer salchichas o hamburguesas en la juventud es pintoresco, a los cincuenta años, en cambio, es deprimente.
Las parejas que están bien no le tienen miedo a un helado de pimienta rosa o a unos chips de remolacha, saben algo de vinos y, cada tanto, amasan el pan.

m. Niegan a una de ambas familias políticas y se integran a la otra.
Si tomamos como promedio 2.5 hijos por matrimonio, asumimos que cada persona tiene 1 cónyuge, 1.5 hermanos, 2 padres y 4 abuelos, 3 tíos, 1.5 x 1.5 x 2 primos, 3.75 sobrinos de cada lado de la familia, 1 ahijado, y –si suponemos que es mayor- 3 amigos en pareja y 2.5 hijos cada uno.
Si esto es así, cada miembro de la pareja tiene, además de Navidad, Año Nuevo, día del padre, de la madre, del niño y la fiesta de fin de año de su empresa, 38 cumpleaños anuales. Esto quiere decir que entre ambos, deben asistir a 74 agasajos; o sea, casi 1,5 por fin de semana.
Es imposible resistir con estoicismo tal martirio festivalero y además negociar con el otro todos los eventos que se superponen. Las parejas que están bien desprecian y niegan a una de las dos familias y se fusionan con la otra y sus hijos pasan todos los fines de semana con los mismos abuelos o tienen primos que jamás conocen.

n. Comparten rituales cotidianos
Las parejas que están bien tienen la jornada minada de curiosos guiños privados, leitmotivs y ceremonias. Mi marido y yo, por ejemplo, sólo vamos al cine si llegamos una hora antes y si está libre la fila 15.
Si no estuviesemos juntos, yo extrañaría el deshonesto sabor a alfalfa de su yerba o sus somnolientos audiobooks de historia universal atronando los ventanales de la casa; y él, por su parte, extrañaría calmar mis napolitanos desbordes de enojo o encontrar mis llaves sumergidas en la pileta de la cocina.
mm. Las parejas que están bien dejan mojones de memoria en la rutina, para extrañarse, para reencontrarse, o para matizar los conflictos de la convivencia.

ñ. Licúan sus clases sociales:
Que una chica de Quintana y Ayacucho se enamore de un muchacho del barrio “Los Piletones” de Villa Soldati, sólo tiene dos destinos posibles: o bien él renuncia a hacer asado con una remera atada en la cabeza o ella se hace los reflejos en casa, dada vuelta sobre una ensaladera plástica. Si un año van a Punta del Este, al año siguiente no pueden volver a San Clemente del Tuyú; uno de los dos hábitos debe morir. O “pieza” o “dormitorio”; o el choripán fluorescente o el queso feta, o los náuticos o el jogging de “La Salada”.
En las parejas que están bien, las clases sociales se licúan. El miembro más hábil le imprime sus costumbres a la rutina, el otro se transforma dócilmente en su Pigmalión y, unos años después, aquí no ha pasado nada.

o. Manejan todas las técnicas de negociación
Las parejas diplomático-diplomática y camorrera-camorrero tienen gravísimas consecuencias. Los primeros pagan de más en todos los extractos de tarjeta de crédito y se comen las pastas crudas en todos los restaurantes. Los segundos, en cambio, viven siendo expulsados de los clubes, colegios o reuniones de consorcio a los que asisten.
Las parejas que están bien se componen por un diplomático y un camorrero.
El primero es quien re negocia el alquiler o le pide disculpas a un vecino por el volúmen de la música, y el segundo, en cambio, está a cargo de las amenazas telefónicas a la compañía de internet, de poner en su lugar a un pariente desubicado que insiste en hacer visitas inoportunas y de zarandear el mostrador de envíos a domicilio del supermercado cuando no llegan hasta su casa.

84 comentarios:

La Gota en su Recreo dijo...

Bestiaria
Me mataste con lo de"... saquear los tenedores libres como dos vikingos borrachos fuera de control." Jajajajajajajaja
Te juro que tuvieron que venir dos personas acá a mi escritório para preguntarme si estaba bien! Che, eso no se hace cuando uno trata de mantener una cierta postura en el trabajo!
Gracias por alegrarme el dia!

Inmortal dijo...

Creo que tienes que corregir: donde dice "ellos sienten “que viven la casa” y nosotras, que la matan poco a poco" deberia decir que "nos" matan.

Eso fue de puro jodido, nomas.

ElTeta dijo...

Los que se dicen “pupi”, “coqui”, “bicho” “o amorci” lo que merecen es una muerte lenta y dolorosa.

Los 16 puntos son impecables.

Bestiaria dijo...

inmortal:

No, es "la matan". Ellos viven LA CASA. Ellos matan LA CASA.

Ve dijo...

Lo del tipo que hace el asado con la remera atada en la cabeza, fué sublime.

Todavía me estoy riendo.

Anónimo dijo...

Hola desde el norte de México,

Gracias por publicar el resto del artículo :-) me siento feliz!
El artículo me encantó pero aún hay dos pendientes... será posible que nos dejes ver el resto de los artículos 'La envidia, esa muerte pequeña' y 'Los secretos mejor huardados de las mujeres' ??

Haces mis tardes muy agradables
Saludos!

Camila dijo...

Excelente!!!!!


Ayer precisamente estaba leyendo la primera parte de este artículo y me lamentaba por no vivir en Buenos Aires para poder comprar la revista. Un millón de gracias por haber publicado completa la entrada.

Besitos!

Marcelius dijo...

Donia:
Leyendo esto recordé a dos familias amigas: una de campesinos boyacenses (la provincia de Boyacá en Colombia es efectivamente bien provinciana), la familia de mi mejor amiga del colegio, y a mis suegros, una pareja de polacos emigrados a Alemania. Entre esas dos cumplen la totalidad de los puntos. Para que veas que tu agudeza supera las fronteras, jaja.

Gustavo dijo...

Sinceramente brillante.
Comparto cada uno de los puntos.

Gos dijo...

Una delicia.

Gracias!


Agostina.

ANITEN dijo...

¡que bueno que al final no tuvimos que comprar la revista!
"yo extrañaría el deshonesto sabor a alfalfa de su yerba" tierno hasta las lágrimas.

¿Es verdad lo de la llama que llama? de solo imaginarlo se me hace un nudo en la garganta, me MU E RO, antes LO MA TO.

melquíades dijo...

Con los millones que se ahorrarían el Estado y las partes en divorcios si esta lista se estableciese como requisito sine qua non para el matrimonio alcanzaría para entelar Callao con corbatas Hermès.

Andrea dijo...

Jajajajajaja no podes escribir tan bien... creo que es la primera vez que te dejo un comentario en el blog, la verdad, sos sublime. El punto G es demasiado real para admitirlo!

Anónimo dijo...

Y su esposo no tendrá un hermano para presentarme?

M.

Kr dijo...

Espectacular!! Son tan ciertas ke estoy admirada. Por otra parte, tambien feliz, con mi pareja creo ke tenemos las 16! (ya veo ke mañana todo se va al cuerno y yo me tengo ke morder la lengua por cantar victoria antes de tiempo, pero bue).
Lo del amorrero y diplomático me hizo reír mucho, es tal cual, yo soy la camorrera de la relación y mi novio me manda a pendenciar cada vez ke es necesario, y lo gracioso es ke el muy guacho lo disfruta.
Un beso grande Best!!

Pulpo dijo...

Bestiaria...
Genial... me saco el sombrero. El punto c es una seguidilla de frases célebres...

Sin embargo debo decir que también me saco el sombrero ante su marido, ya que según parece le hace creer que dividen de manera justa, cuando en realidad, solo demora unos escasos 30 segundos en hacer su parte (Un llamado telefónico y una bajada de bolsa)... Mándele mis felicitaciones

edujota dijo...

genial definitivamente genial!!!

©Iv4n4 dijo...

¡Vaya, a pesar de ciertas cosas, según ésto, parece que la mía es una pareja que va a sobrevivir! ¡Juro que no lo puedo creer! OMFG yo soy la camorrera, y pensaba que desequilibraba todo.

Voy a hacerle leer ésto a mi Teñol, para completar el punto faltante más importante: "Niegan a una de ambas familias políticas y se integran a la otra." Quiero que un tornado se lleve a la suya. Y estaremos salvados...

Gracias Señora Carolina por publicar ésto.

Gracias también por darme esperanzas y perspectiva.

kaki dijo...

En gral. estas recetas para ser feliz no me gustan, y que pongas tus propios ejemplos me da para pensar que en realidad estas tratando de justificarte, pero me gustan menos ahora que estoy sola y me pongo a comparar mi anterior pareja, ja!
la sincronizacion en el exceso de peso es tal cual, una persona obesa no puede estar con una saludable!
igualmente muy bueno :)

Kar dijo...

El punto a) es el que más intriga me dejó. No sé.. quizás no supe interpretarlo desde el lugar que lo planteaste o algo así, pero esa relación alfa-beta que mencionás, me remitió, en cierto punto y de algún modo, a aquello que mencionaste en el post: "la esposa DE", especialmente con aquello de ser sombra difusa de la pareja de uno, o con aquel "crece miedosa, como un yuyito al costado de un árbol inmenso", y cosas de ese estilo. Quizás nada que ver a lo que quisiste decir, pero por momentos me dio esa sensación.

Como si ser ( o convertirse en ) "beta" implicara de alguna manera quedar relegada/o a la sombra de la pareja de uno (¿?).

Más allá de la inquietud particular con aquel punto. Este post se convirtió en uno de mis predilectos.

Lucas Aguirre. dijo...

ah sos aguirre de apellido? la ira de dios! eu tambien... antepasados vascos corren por nuestras venas como caballos desbocados juaa
vos sos la camorrera= yo el diplomatico de mirelacion . creo que las parejas saludables pueden comer milanestas de soja como a veces hacemos porque ella es vegetariana y cada tanto hacerse un ataqeu vikingo yeaaaahhhh rock and roll al placer hedonista de engullir o cualqeuir otro placer igualmente superfluo..
te mando saludos desde cordoba, soy un compàñero dibujante del santiago mansiall que tan bien ilustro el post de las bloggers
bai! ..jop cuantos errrors ed tpieo

Karina dijo...

Al principio me pareció divertido, pero para cuando terminé de leerlo estaba totalmente deprimida...

montevideana dijo...

Es muy cierto que hay mucho más matrimonio que simplemente amor, y la aclaración es necesaria dada la mala influencia del cine y las telenovelas.

Aplico esta lista a mis padres, y veo que les salió bastante bien, aunque (o quizás porque) se dedican a lo mismo (punto D.) y son primerizos (punto J. o al menos es lo que me dijeron a mí). Me saco el sombreron con M. y Ñ., ellos los mezclaron y aplicaron a rajatabla (mi padre cambió de clase social y abandonó a su familia, asimilándose perfectamente a la de mi madre).

Lo malo de estas recetas es que no se pueden aplicar a priori, sino que sirven para evaluar qué salió mal, o, por simple amor a la vagancia, preguntarse qué es lo que está saliendo bien. ¿No le parece?

Sigo visitándola y haciendo click en esos links horribles, para que gane algún peso con su literatura. Discúlpeme si no comento cuando la lista de oradores ya es muy larga, es que me da por pensar que probablemente alguien ya dijo lo que yo tenía pensado.

ºOº V ºOº dijo...

Bellísimo como siempre!!! Me reí mucho!!! Yo por suerte cumplo casi todas!!!
Seguí haciendonos felices...

Besos!!!

Little Queen dijo...

impecable como siempre.
Debo admitir que soy mas chica pero ya hace 4 años que estoy de novia y bueno hay cosas que las comparto y otras que no (en el actuar) pero bueno,siempre un poco de conocimiento no viene de mas.
un saludo!

mrscarrot dijo...

Estoy de acuerdo con lo que escribe kar, si sos "beta" en algún aspecto, como por ejemplo el profesional, entonces pasás a ser la "la esposa DE"?

Yo más bien creo que no hay un "alfa" o un "beta" absoluto, sino que dependiendo de qué aspecto se trate uno la juega de "alfa" y otro de "beta". Yo, como ya comenté en otro post, soy "beta" en lo profesional, pero en nuestra vida social, soy "alfa" y las decisiones a corto plazo sobre nuestro bebé y sobre la economía del hogar, en general las tomo yo. Es él quien toma las decisiones a largo plazo.

Otro comentario sobre el punto d: no sé si será casualidad o qué, pero todas las mujeres (compañeras de estudio) que conocí en la facultad de ingeniería terminaron casadas con colegas ingenieros (de la misma especialidad o similar). Y a ninguna le jode el tema de la competencia porque es una profesión con mucho trabajo de equipo. Yo soy bastante autocrítica y sé reconocer que mi marido es, profesionalmente, mucho más capaz. Y ser la "beta" en este aspecto no me jode, aunque sí me molestaría que me consideraran "la esposa DE".

Ca dijo...

Lo del peso es fundamental, si.












(Acabo de ver el 3/4 perfil de Niño Pol. Me desvanezco.)

Vero dijo...

Je je.
Genial! La verdad que me sentí totalmente identificada en cada uno de los tips.
Ya mismo se lo paso a mi novia, a ver si así se olvida del drama que cíclicamente la asecha y relaja un poco... parece que vamos para largo.

Saludos!

Cebolla dijo...

Este listado no es otra cosa que la manera en que se vive un amor maduro, que sí existen y que representan una amenaza para los guiones de las telenovelas de la tarde.

Pol Capillas dijo...

Si no vuelven los dibujitos no vuelvo más.
Los dibujitos venden, como en los libros, je
besos
p

Bestiaria dijo...

Pol capillas:
Hay dibujitos, pero no aquí. Santiago está ilustrando dos notas mías en dos revistas para julio.

Yo querría dibujos en todos mis posts, pero me parece un abuso :(

Ele dijo...

excelente. brillante. lo voy a poner en mi blog para que mis 3 visitantes lo lean

Julián Farkas dijo...

Uhmmm, bueno, parece un texto rabioso, no creo que en esto de las relaciones haya una fórmula perfecta. Las observaciones que haces están correctas, es tu impresión libre de lo que no debe ser tu relación, pero cuando la tengas,el ponerte a revisar tu lista es un verdadero absurdo. Como joda esta bien. Saludos.

Miguel dijo...

Mostrás el gran misterio de la condición femenina desde atrás y se agradece.
Es difícil ser una pareja, y es difícil reconocer que el macho alfa se perdió en el tiempo, pero es notable como la felicidad cubre siempre las grietas.
Ah, me olvidaba, con mi mujer estamos juntos desde hace 22 años y 4 hijos y parece que vamos bien.

El Señor dijo...

Caro:

Gracias por escribir sobre NOSOTROS :)

Desde hoy, somos una pareja "Bestiaria Approved".

Estamos pensando, inclusive, en hacernos un "sello de calidad", como con las Normas ISO.

Besos

E&S

Bestiaria dijo...

Julián Farkas:
"En joda". !!!

wolfi dijo...

muy bueno tu blog, espero que seamos aliados y nos publicitemos ambos!!! un abrazo.. pasate por mi blog que te va a gustar!! un abrazo, mi msn o mail lo tenes ahi...un abrazo

eBlog dijo...

Bestiaria: una corrección. No es "pieza o dormitorio" las palabras opuestas. Lo correcto es "Pieza o cuarto".

dentro de dos días, otra lección de conchetaje gratarola, mamita.

Anónimo dijo...

ge-nial!
ge-nial!
ge-nial!

Anónimo dijo...

ge-niaaaaaal!
ge-niaaaaaaaaal!
ge-nial!

salen mis posts?

Anónimo dijo...

prueba prueba

77arcos dijo...

Qué lo tiró e´las patas! me faltaron las dieciseis... Besti
saludillos El Avispupi

Wilfredo Rosas dijo...

¡Aplaudible!
¡Ovacionable!
¡Que se haga la película de esto, señora y señor!
¡Y la novela basada en la película también!
Muy bueno, señorita Bestiaria, muy bueno.

www.entrecorbatasyescotes.blogspot.com
¿...y vos a quién matarías?

El Señor dijo...

El comment de Wolfi merece unas bodas de sangre, Caro ;)

Tu público te aclamaaaaa :)

tOo happy*toO dark dijo...

Si no me equivoco, es "kitsch" no "kistch".

Buenisimo el post, saludos.

Bestiaria dijo...

el señor:

Quién sos? Jajjajaja. Sabés que lo pensé, no?

Bestiaria dijo...

Eblog:
Pero si "Cuarto" es tan grasa como pieza. Estás seguro??

too happy tooo dark:
La rae dice que es "Kitsch". Yo puse esa?

EMO dijo...

no creo en claves.

Simplemente hay personas que nacieron para vivir en pareja, otras no.

Andy W dijo...

tiene razón eblog

Anónimo dijo...

todas las claves son ciertas y doy fe de que funcionan. me encanta este blog!!!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

excelente!!!!!!!!!!!!

Ro dijo...

Me gustó el post. De acuerdo con casi todos los puntos.
Aunque yo pensé lo mismo de pieza y dormitorio!

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Efectivamente, usted habla de pares "psicológicos" que, por supuesto se van a llevar bien.
Apunto a que, para que esas cosas sucedan (todas las que menciona) tiene que haber 2 personalidades de fondo que sostengan esos cambios, situaciones y reacciones.
Sus síntomas tienen que ser amigables, por decirlo de una manera que pueda comprender todo el público y sin ponerme a usar el vocabulario técnico que ameritaría esta explicación.
Aún así, me parece bien la forma coloquial en la que usted lo explica.
Es como que llevó lo que uno puede explicar en leng técnico a palabras con las que todas/os puedan identificarse.
Y bien. Pulgar arriba para que el post sea una pegada.
Quedó lindo.
Saludos.
Lucy.-

Mariana dijo...

La clave "j" es excelente! y tiene razon Bestiaria... Dormitorio es mas cheto. Besos. Me encatò el post.

eBlog dijo...

repito, en el mundo chetongo se dice
"cuarto" y no "dormitorio".

"Habitación" sólo se permite pronunciarlo en el front desk del hotel de por lo menos 4 stars.

Es cierto que cuarto puede sonar grasa o incluso puede ser un error. Hay otros ejemplos (rojo/colorado) o "llorar a mares" o "lanzo" cuando alguien quiere decir "ese chico es feo".
Suena mal todo. Pero qué importa? a esa gente no le importa ni su vida, menos le va a importar el lenguaje. El lengua que?
no le pidan peras a los olmos.

Virginia dijo...

estoy de novia hace 6 meses, despues de muuuucho tiempo y muchas relaciones que estaban destinadas al fracaso (como bien puedo entender ahora). Esta lista es absolutamente genial, como siempre, bestiaria.
la sigo fielmente y siempre me rio en voz alta cuando leo sus posts.
soy alergica a los sobrenombres que terminan en "i" o "u"!

Bestiaria dijo...

eblog:
Dejá de firmar eblog. Parecés loco. Y aparte ponés el link a tu blog mal!!

Bueno, es como vos digas. El cheto acá sos vos, tengo que reconocer eso.

Diego Gueler dijo...

No nos aguantamos día a día a nosotros, mucho más complejo es soportarnos a nosotros y a otra persona más.

Todos los pormenos que mencionas -siempre con mucha inteligencia narrativa, debo felicitarte- son la antítesis de todo aquello que hace cuestionar una relación.

Pienso que es el amor, o la intensidad de amor, lo que permite aguantar el olor a bombacha de cada día, los platos sucios que el conyuge no lavó, los gases que se levantan desde debajo de las sábanas...

De lo contrario, ¿cuál matrimonio habría sobrevivido a la naturales vicisitudes de una relación?

Alma dijo...

tal cual!!!..genial!

Al final todo termina remitiendo al yin y al yang.

Me encantó!


:)

Dandelion dijo...

Superlativo su profundo estudio para sobrvivir en pareja. Gracias Totales

Willie dijo...

Que una chica de Quintana y Ayacucho se enamore de un pibe de Los Piletones (o viceversa) directamente no pasa, porque ni siquiera comparten los mismos lugares, cada uno vive en su propio ambito que no se cruza con el del otro.

J&B dijo...

Willie y su "realismo" son INSUFRIBLES:.

Ah, y AMO la Revista Metrópolis !

Maricolandia dijo...

Cuando leo tus artículos, una sonrisa se pinta en mi cara y soy mas feliz.

Maricolandia dijo...

Willie: ¡mentira Cochina! Yo conozco a Veronica que se crió en caballito y Salió con Santiago de... ALDO BONZI!!!! ahhhhhhhhhh.... la historia es muy, pero muy larga y muy patética... Solo dire que se mudaron a Paris, y como "Santi" no conseguía trabajo de nada (en Argentina solo era cajero Part-Time de casa Tia), "Vero" lo consiguió de portera cama adentro de una residencia... El baño estaba lejos... A la noche el hacia pis en una botella de "ICE TEA" y luego me enteré que ella lo hacia en el tacho de basura que despues tapaba con la caja de pizza vacía... AHHHHHHHHHHHHHHH... LO RECUERDO Y VUELVO A QUERER CORTARME LAS VENAS. Ahora tienen un bastago, pero no se más... todo eso corto mi amistad. Aldo Bonzi no es una palabra que no podía repetir mucho en mi vida...

Joven Argentino dijo...

no admitiste el comentario de tu psycho fan? too bad.

Willie dijo...

j&b: sere insufrible, pero es la realidad. Tampoco es tan grave,es que no podes formar una pareja con gente con la cual no tenes ningun tipo de contacto.

Bestiaria dijo...

maricolandia:
Cuenteme TODO.

Joven Argentino dijo...

Ahora si, te dejo un psycho beso.

Anónimo dijo...

mi marid y yo hacemos dieta juntos pero nunca cumplims y al dos dias volvemos a comer de tood

lorelei dijo...

ja!!!!!!!!

Anónimo dijo...

"Las parejas que están bien no le tienen miedo a un helado de pimienta rosa o a unos chips de remolacha, saben algo de vinos y, cada tanto, amasan el pan".

más que una pareja que está bien, me sonó a una pareja snob. es muy autorreferencial este post y eso lo invalida. las parejas están bien son las que funcionan como vos y tu marido.

a mi, que querés te diga, la relación que tenés con tu marido me torra. no puedo imaginarme algo más aburrido.

a parte otro punto: no hablás nada del sexo y eso también es clave. las parejas que están bien tienen mucho sexo por semana.

clarita

Bestiaria dijo...

ay, una solterona amargada por acá! Bienvenida. Hace mucho que no teníamos una.

Anónimo dijo...

no, goma. hace 10 años que estoy con "mi marido".

clarita

Bestiaria dijo...

Bueno goma, no parece. Tenés olor a solterona.
Pero nevermind, tampoco lo dirías.
Beso

Anónimo dijo...

Me gustó el post pero el punto m. me parece tristísimo y desde luego nunca un signo de que la pareja funcione. Jamás dejaría que mi novio abandonase a su familia ni yo lo haría con la mía. A los tíos/as y primos/as sin embargo, les pueden dar a todos por el ...

Romina dijo...

Juazzzzzzzzzzz. Me alegrasta el dia. Gracias

Anónimo dijo...

Soy de las que usa apodos terminados en "i" "o"y se los voy cambiando, cuando viviamos en España lo llamaba chocho, que alli tiene un significado muy bulgar.
Ademas el es gordito y gloton y yo nunca pase de los 50 kg, y hace ya 12 años que estamos juntos.
Un fuerte abrazo desde madras(India)

Anónimo dijo...

Bestiaria:

¿Qué se puede decir que no se haya dicho?

Verdades sublimes, y a quienes te impugnan por autoreferencial, no entienden nada de la vida. ¿Desde cuándo lo autoreferencial es más o menos válido?

En cuanto al lugar donde las personas dormimos, la oposición es pieza/cuarto, igual que rojo/colorado, malla/traje de baño, nono/grandpa.

Mi más sincera admiración por tu creatividad y uso del lenguaje,

Recién llegado

Anónimo dijo...

Pues este artículo demuestra que no hay receta para una pareja feliz, muy divertido...

Anónimo dijo...

Los que se dicen “pupi”, “coqui”, “bicho” “o amorci” no es verdad, conozco parejas bien solidas que se tratan con esos sobrenombres y otros.

Ceci LP dijo...

La última es tal cual!
Conozco el caso diplomática-diplomático por experiencia propia y agrego que te llena de culpa descubrir que ninguno de los dos sabe abandonar el tonito conciliador y los buenos modales. Culpa, por no no lograr ser una camorrera hecha y derecha que insulte a alguna vez a un empleado o reclame sin tregua por una mala facturación...
Saludos!

No Name dijo...

WOW. Mi novio también adora leer en el living con una reposera y un vaso de cerveza en el piso (y si es de boca ancha y de esos que te regalan con la coca con el whisky o un amigo le trajo de nosedonde ¡¡mucho mejor!!). Si contamos "la siembre de migas de pan y las medias en el piso" ¿habré incorporado suficientes taras?.

Por otra parte, en mi caso soy tanto la diplomática como la camorrera ¡y no logro que asuma ninguno de los dos roles, es agotador! La incapacidad para levantar un teléfono es algo que nos debe sobrepasar a más de una.

http://what-pass-papi.blogspot.com/

@ositaima dijo...

No es por nada pero siento que voy por buen camino para sobrevivir :P

Anónimo dijo...

ay caroliiiiina me voy a morir de reirme tanto. sos grosa.

 
Licencia de Creative Commons
Bestiaria by Carolina Aguirre is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at bestiaria.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://bestiaria.blogspot.com.