El maquillaje circular

Mi sobrina de cuatro años vive mendigando una pasadita de rouge adulto. Está fascinada con la mágica ductilidad del colorete, el misterio nocturno de la sombra y la insistencia del perfume infantil. Tiene una carterita llena de porquerías: labiales, pulseras, un anillo de diamantes plástico, dos extensiones de pelo rosa, collares, un set de perfumes frutales y un kit de setenta sombras. Sin embargo, su tierna coquetería es un arma de doble filo: la vehemencia con la que se pinta y su incapacidad para respetar el contorno de los labios la acercan más a la caricatura de un payaso trastornado que a la de una princesa.

Curiosamente, dentro de diez años, cuando pueda elegir una paleta de colores más discreta, las mismas personas que una vez le ofrecieron rubor generoso, le prohibirán el delineador negro hasta cumplir –por lo menos- dieciseis. La revancha llegará pocos años después cuando intente probar su incipiente madurez abusando del polvo base, del brillo sabor a banana, el delineador para labios, el esmalte de uñas negro o celeste, y el perfume reincidente. Se maquillará con desenvoltura para cualquier ocasión; incluso para ir al supermercado o al colegio por la mañana.
A los veinticinco, sin embargo, es muy probable que este ritual se simplifique (y apenas use delineador negro y corrector de ojeras); y una década más tarde, cuando el duro espejo le presente una realidad amarga, abandonará la decoración caprichosa para entregarse al espíritu reparador de la crema antiarrugas, el bálsamo regenerador con vitaminas y el pulverizador de agua termal.
Alrededor de los cuarenta y cinco, quizá fantasee con una pequeña cirugía. Su mayor preocupación serán las arrugas, las manchas de la piel y el borde de los labios, que se borra de manera misteriosa con el correr de los años.
Recién a los sesenta años volverá a sentir la fuerza de ese primer amor. No habrá aros suficientemente dorados ni rubor más estridente. Todos los collares encontrarán su cuello. Todas las pulseras. Todos los perfumes. Todos los labiales. Como una caja de crayones derretidos reventándose en el piso. Exactamente igual que cincuenta y seis años atrás.

Guillermo Schulmeier me hizo una pequeñísima entrevista para su blog, sin serif. Pueden leerla acá y burlarse de mí.

43 comentarios:

La Co dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cronopio dijo...

jajaja, excelente final. Qué les pasa a las señoras que usan el dorado para todo el día, en toda la ropa, en todos los zapatos???

La Co dijo...

¿Es la niña que todas llevamos dentro?
¿Es la desfachatez de ya no me importa nada?
No! Es el espejo interno que dice que nos queda fabulosamente bien aquello que nos hace sentir unas divas totales; y ya no importa lo que dice la televisión (que por otro lado dejará de hablar de gente de nuestra edad), ni las miradas de las personas (que sólo se enterarán de nuestra existencia cuando un brillo despiadado de nuestro collar número 15 le dé justo en el ojo), porque nosotras somos clásicas al vestirnos ypor eso salimos con ropa de hace cincuenta años, somos legantes y por eso llevamos goyas, somos coquetas y por eso nos pintamos... Como las flores pefumadas y coloridas que somos!!!!!!!!!!!!!!

Yo admiro a las mujeres que salen a la calle como flores primaverales... Tiene tanta vida dentro!!!!!!!!!!!!!

Chin, chin en honor de ellas y su honor, Doña Bestiaria...

La Co dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Schatzy dijo...

Cruel

Maun dijo...

Muy cierto, la vida es un ciclo circular, y así como volvemos a pintarrajearnos, volvemos a perder la menoria, a usar pañales, a depender de ayuda...hasta lograr casi una superposición entre el niño y el anciano.
Saludosss!!

deapoco dijo...

redondo.
te felicito

Pancho dijo...

de niñas les es un juego, como todo.
de adolescentes, un modo de provocación y trangresión
de adultas es un modo de preservar la juventud (o aparentar que se la preserva)
de viejas es solamente un oropel que brilla, pero que les permite decirles a todos: "todavía estoy aquí, todavía estoy viva".
Y también decir con sus atuendos clásicos "soy la misma". La ilusión para el que envejece es poder siempre mantenerse igual; sin saber que sólo un anciano, un perro viejo, es siempre el mismo, y le cuesta cambiar los trucos.
Perros viejos que deben reemplazar esa quietud de los seres moribundos con brillos que parecen tener vida propia, perfumes de señora que te abofetean en la cara, bijoux que salta y tintinea como una fogata de metales.

Ambi dijo...

Maquillaje barroco, cerca de la cuna y de la tumba, circular como la vida.

jesuipoupee@gmail.com dijo...

Y la verás poniendose los zapatos altos de su mamá, y untandose cremas, esmaltes, carteras, etc...y así irá descubriendo la inocente y nada pretensiosa vanidad de una niña pequeña.

utópica dijo...

me gustó mucho su texto!

Nische el misogino dijo...

Entre tus relatos y la ex-bandana esa que quiere pelear contra la ley de la gravedad ya no hace falta desprestigiar a las mujeres porque lo hacen ustedes solitas.

Asi nunca las vamos a respetar.


Viva el patriarcado!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

realmente muy bueno. La entrada y el blog en general. me divierte mucho hace poco que lo conosco y me gusta mucho.

Mucha suerte y gracias

Alma dijo...

Nada mas cierto que eso.
Y he visto señoras que aun se siguen pasando el lapiz labial sin
respetar los limites!
Será que volvieron a sacar a su niña? o que les falla la vista?

Saludos

Angie dijo...

Por que nuestras madres nos permiten maquillarnos a la tierna edad de 6 años y nos lo prohiben rotundamente a los 13? Acusando: cuando seas grande vas a tener tiempo de sobra para pintarte. GRAN mentira cabe aclarar ya que "cuando uno es grande" no tiene tiempo, gracias que nos levantamos lo medianamente despiertas como para no salir a la calle en pantuflas...

Quese dijo...

soy yo o tus últimos posts estan un poco más oscuros?

IMAGINA EVENTOS dijo...

Que así sea. A lo mejor hasta dira: "No me mires que hoy no tengo maquillaje". Tendremos que hacerla oir MECANO.
SALUDOS

catalba dijo...

excelente post, nada más cierto.

Betty Carol dijo...

Me maravilló el post, me encantan las cosas circulares.



Como las sombras o los polvos satinados, que tambien.

Anónimo dijo...

genial!!!!" maggie:)

Poshgirl dijo...

No me acuerdo si cuando era una nenita me pintarrajeaba o no, igual hay algunas fotos mias en actos escolares en donde se nota que la make up artist, era mi madre.
De lo que si me acuerdo claramente es de la primera vez que me dejaron ir "maquillada" a un cumpleaños. Tenia 13 años, por aquel entonces se usaban las sombras rosas y lilas y los delineadores de colores azul, verde, violeta, igual que las mascaras para pestañas...en fin... si adivinaron,MARIPOSA-TECHNICOLOR y si bien la paleta de colores y la tecnica mejoro muchisimo, eso duro hasta los 23/24 aprox, aunque siempre segui usando algo para ir a trabajar. Ahora, a los 32 años empece con : un poquito de Touche Eclat para las ojeras, ya que estamos tambien lo usamos para tapar algun que otro granito, ah! y como ahora quedo todo muy "gasparin" mejor un poquito de mascara y de rubor...
Chicas, tengo miedo...

mardevientos dijo...

y juguemos entonces.. que cosa no es circular en este mundo donde todo esta ya inventado?
Lindisimo esto!

Alberto José dijo...

Pues a mí siempre me gustaron las mujeres sin maquillaje, medio varoneras en la adolescencia, despreocupadas en la adultez y sin complejos en la vejez.
Un abrazo.

Sol dijo...

mi hija hace eso! a todos los que vienen a casa le pide si tienen pinturas!

sol dijo...

mi hija hace eso! a todos los que vienen a casa le pide si tienen pinturas!

Milagros Mejía P. dijo...

Todas estas cosas me hacen soñar que si la vida me regala una hija seré un ser humano afortunado y que a pesar que no pueda estar en todas sus etapas en algún lugar del universo me maravillaré de esa cajita de pandora donde seguramente guardará todos esos artilugios que la harán única.

Gracias por hacerme soñar!

Milagros

Pumplafiz! dijo...

UY! Como siempre me sentí muy identificada.
De pequeña insitía en concurrir maquillada al jardín. Más tarde me refrenaron y no me dejaron pintarme en paz hasta los 15, cuando arranqué como una descocada a delinearme los ojos de negro (con raya bien ancha). En esa época se usaban también los labiales oscuros, borravinos y chocolates, de modo que andaba bien payasa, ojos y boca que parecían molidas a piñas en una riña callejera. Imposible documentar, quemé las fotos.
Hoy, que ando por los 25, por suerte para los que me ven a diario, me he puesto más sutil: Un poquitín de rubor, alguna sombrita o tal vez delineador gris y rimmel, mi amigo de siempre.
... Lo que me asusta es el futuro...
Sé positivamente lo de los sesenta, he visto a mi madre hacer cada desastre!!!
Qué le voy a hacer... "Lo que se hereda no se roba"...
Besos.

Nina London dijo...

Más que niña, nínfula, diría un fascinado Humbert Humbert ante el perfume frutal de la nena.

Kr dijo...

Me encanta makillarme, es como si fuera mi pekeño espacio de "artista" de cada dia. De pekeña era muy habilidosa con las pinturitas y exploraba y olfateaba cada uno de los makillajes del kit de mi mama (ke no eran pocos! por esa epoca ella tenia el arte del makillaje por oficio!). Espero ke al final de mis dias se cumpla la simetria, igual ke con tu historia... aunke las señoras ke se ponen de todo me resultan igualmente encantadoras!

Ah, Best! Me olvidaba!! Soy de Bahìa Blanca, y hace unos dìas iba escuchando radio en el auto y nombraron tu blog y los "geniales" post de la Señora Bestiaria. Estas en todas partes! grandeee! :)
Besos!
Kr

chicaconfundida dijo...

como quisiera que esta etapa del delineador negro y el tapaojeras dure toda la vida...

Bestiaria dijo...

kr:
?! WTF? Qué radio?

mariana dijo...

pintalabios!

Isabel Romana dijo...

Me ha encantado ese recorrido por las edades femeninas de la mano del maquillaje. Muy agudo ese tránsito desde la permisividad (e incluso incitación) del maquillaje en la infancia al de la adolescencia. Y también ese final estridente cuando ya la vista falla y no hay rojo suficientemente rojo que podamos ver en nuestros labios y nos devuelve, aunque elegantemente lo has obviado decir, a la idea del payaso inicial. Saludos cordiales.

Kr dijo...

La radio creo ke era la 105.7 local, ke se llama "FM Ciudad"... si te venis para una entrevista mis puertas estan abiertas eehhhh, jajaja! Beso!

MDTorres dijo...

Una belleza de texto. Me encantó el final. Yo voy por la de los 45, nunca me pinté mucho y ahora, después de leerte, espero los 60 con emoción!

Google AdSense dijo...

Gana dinero con Adsense de Google

http://ganadinerocongoogle.blogspot.com/

Bestiaria dijo...

cronopio:
Cómo qué les pasa? Juegan a las pinturitas!!

la co:
Sí, me dejaste mil!

schatzy:
?!

maun:
a mearnos, a comer mal, a pedir caramelos...

deapoco:
Redondo y previsible, no?

pancho:
Qué largos sus comments. Póngase un blog, se ve que tiene ganas de escribir!

ambi:
La vida es circular?

Bestiaria dijo...

Jesuispoupee:
eso era antes, ahora no queiren la ropa de la madre, quieren rosa con brillo, tul, moños, volados.
La ropa de la madre les parece asquerosa!

utópica:
gracias!!

fridi wily niye:
andá a tomar whisky con hielo y mirarle el culo a mocosas de 13 años por la calle, deficiente.

anónimo:
gracias! ponga su nombre.

alma:
Y los dientes? Porque se les pasa a los dientes...

Bestiaria dijo...

angie:
Ha visto? Exactamente así. Yo no me pinto desde quinto año, creo.

quese:
sí? No me di cuenta, deme ejemplos


imagina eventos:
Es una cancoión de mecano? No entiendo

catalba:
gracias!!!

betty carol:
Jajjajajaja, gracias.

Así que estuvo co escribiendo con mi hermano. Fueron semanas en las que trabaje 15 hs diarias, pero los leí! anormales! merecen el infierno ambos, sepa.

maggie:
Gracias

poshgirl:
Ah, te re pintás. Yo no conozco gente que se maquille mucho salvo mi madre. Hay chicas coquetas e impecables q hacen eso, no es mi caso. Yo parezco una ciruja.

mardevientos:

Nunca entendí su nick. Explíqueme.

la ex_reCuerd0xmuert0 dijo...

muyy buena!
mis primas chicas hacen lo mismo!
debo reconocer que cuanto tuve esa edad era un poco masculina: jugaba a romper barbies, y no a pintarme. Sin embargo creo que es común para las infantas jugar a ser la mamá, pero todo tiene un límite razonable: preocúpense cuando se pruebe los brasieres de la madre, o bese imparablemente al muñeco de peluche

Bestiaria dijo...

No creo que nada sea para preocuparse! Es una tendencia, nada más!

Anónimo dijo...

Bestiaria, me caes muy bien, me gusta mucho como escribes, tu agudeza y tu inteligencia te he escrito varios comentarios, pero o eres demasiado joven o te quieres poco ¿a los 35, mirarte con miedo al espejo?, (se es joven, sensual y hermosa a esa edad), ¿a los 45 perder los bordes de los labios? (te aseguro que no) ¿a los 60 pintarse como payaso? Mi madre siempre fué muy elegante y muy discreta en sus maquillajes, lo que describes es una especie de vieja loca que creo es la escepción en la regla. En fin, ese ciclo no refleja mucho al lugar donde vivo, igual es ocurrente y simpático

Aphazel -lady dijo...

Es un poco triste imaginar que a los 6 años tenemos la fantasia de ser las princesas de el fantastico y totalmente ireal mundo de disney y sus princesas mas lejos de la realidad, el maquillaje a los 6 y a los 66 es casi el mismo ¿Involucionamos? NO LO CREO, solo naturalmente regresamos a nuestras raíces a nuestra verdadera naturaleza esa que nos hace ser “buenos” cuando somos niños y la misma que regresa cuando somos victimas de la demencia senil

 
Licencia de Creative Commons
Bestiaria by Carolina Aguirre is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at bestiaria.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://bestiaria.blogspot.com.