Tu casa es mi casa



Irse a vivir con con una pareja es una decisión complicada, porque implica al mismo tiempo una renuncia y una ilusión. Cuando lo hacemos, muere nuestra privacidad absoluta, quedan al desnudo nuestros hábitos más vulgares y nuestra temida imperfección florece: aparece la ropa interior más fea y raída, se desnuda la torpeza cotidiana, la desidia dominguera o la suciedad que nadie ve.

Pero mudarse juntos también es una experiencia esencial, porque la experiencia compartida le da sentido a las escenas de transición: la felicidad de despertarse juntos, la conciliación del supermercado, la charla nocturna, el café de la mañana, los fines de semana en la cama.

Sabemos que no todo será perfecto; entre toda la ternura cotidiana, los diálogos en el baño, los diarios repartidos y las medias mezcladas, aparecerán las sombras: toallas en el piso, un wallpaper diferente, botellas destapadas, un queso mal cortado o volúmenes disímiles. Lo que nunca anticipamos es que mudarnos juntos será también una suerte de fusión estética, porque no sospechamos que existe una diferencia tan radical y aterradora entre nuestra deliciosa ambientación, y su camión lleno de porquerías.

La mayoría de los hombres entiende los objetos para la casa como útiles más o menos eficaces. Para ellos, la calidad de un almohadón depende de su tamaño, y para nosotras de su diseño, de su textura, de su utilidad e integración. Para ellos, un objeto destruído, sucio, mordido, desvencijado, pasado de moda o maloliente no necesariamente es un elemento que merezca ser descartado, sino más bien una oportunidad de deshacerse del prejuicio consumista y frívolo que representa comprar uno nuevo.

Por todo esto, puedo afirmar que la primera discusión rara vez aparece con la rutina. La primera discusión se da justito al pie del flete, en el preciso momento en el que él delira con subir todos sus cachivaches al departamento: sus muebles pegoteados, su sillón lleno de aureolas, su tenebroso placard o la única toalla que tiene. Convencerlo lleva su tiempo. Hay hombres que pueden pensar que un juego de sábanas de los Super Amigos de 12 hilos es mejor que nuestros blancos perfumados. Pero esto no es nada comparado con toda la basura que aguarda dentro de cajas, escondida como griegos agazapados en el caballo de Troya: su rascador de espalda, el palito para alcanzar los botones de la TV, sus brillantes camisetas de fútbol, su tazón sin asas, sus pósters, sus juguetes para el gato, su mesita de TV sin cantos, los sweaters que le tejió la madre, las partituras del mes en que tocó la guitarra, la colección de play-móvil sin cabeza, la almohada amarronada, las tres impresoras que se niega a tirar y su colección de trapos: la colcha pulgosa de la cama, la frazada que usaba de cortina, la hindú que cubría su sillón y las fundas de los almohadones.

En este momento, es importante ser firmes, porque este aspecto de la convivencia sólo se pondrá peor: nunca levantarán lo que tiran al piso. Nunca dejarán la ropa en una silla o en el placard. Nunca lavarán lo que usaron para comer. Nunca secarán el baño. Nunca encontrarán sus propias cosas. Nunca. Y si tenemos la desgracia de que ellos estén en casa cuando nosotras no, al volver los encontraremos radiantes, con todo el departamento dado vuelta, lleno de vasos usados, cds desparramados, libros abiertos, luces prendidas, juegos para el gato, migas y platos sucios del mediodía. Porque ellos siempre ensucian todo lo que tocan. Siempre tienen que buscar algo entre los papeles. Siempre quieren el short que está para lavar. Siempre harán las cosas más tarde y siempre se olvidaron de los mandados que acordaron hacer.

Technorati Tags: , , , , , , , , , , ,

66 comentarios:

Fernando dijo...

jajajaj, imaginate mi futura pareja cuando vea mi colección de camisetas de Boca Juniors, se muere!

lunanueva dijo...

Mmmmm... no sé. No sé si estoy tan de acuerdo. Algunos hombres son ordenados, obsesivos y minimalistas, aunque siempre son capaces de acumular una pila de platos sucios indefinidamente alta. Algunas mujeres, desordenadas y caóticas, aunque siempre se fijarán en el diseño de los almohadones.
Lo que sí sé, es que la convivencia es un largo proceso de limado de todas esas aristas y asperezas. Y, francamente, no me parece que valga tanto la pena, creo que eso de convivir está sobrevalorado. No hay nada como tener el propio espacio, y reinar en él.

nada importa dijo...

¿hombres son ordenados, obsesivos y minimalistas?
jajajjjaja
¿dónde has nacido?

Minerva dijo...

No, Lunanueva tiene razón. Hay hombres que en los momentos más apasionados se detienen a levantar y acomodar sobre la silla la ropa que una tiró en el suelo. Y hay mujeres (como yo) que sólo lavan los platos cuando ya no queda ni uno limpio para usar. No creo que se trate de una cuestión de género.

Angelina® dijo...

Qué buen post. No sé cuánto hay de cierto y cuánto no, lo único que sé es que me reí muchísimo.

Bestiaria dijo...

fernando:
Sí señor.

lunanueva:
Sí, por eso dice la mayoría, porque sólo una minoría es ordenada.
Y sí, mujeres hay de todo tipo. Y en cuanto a la convivencia, yo diría que no tiene que ver con el estado de convivir en sí, sino en la persona con la que se vive. Pero quizás, por lo que decís, no tuviste una buena experiencia.

nada importa:
coincido.

minerva:
1 de 10. ¡Hice un estudio muy serio! Como dije, la mayoría es así. No es que sean desordenados, en realidad, es que ven el orden de distinta manera.
¿Ud vive sola? Yo era muy desordenada en la casa de mis padres, por ejemplo. Porque no es lo mismo llegar a un living lindo con un cuarto desordenado, que a una cocina llena de mosquitas de la fruta y olor a estiércol, creame!

angelina:
¡Se acordará de mí y verá que sí!

Niño Barroco dijo...

Ok...soy el fiel representante de la minoría ordenada, que es capaz de lavar los platos y ordenar la ropa cuando juega de visitante, y se pone neurótico cuando dejan todo tirado cuando está de local...
Aunque...Bestiaria, me animaría a decir que con tanto metrosexual, übersexual y categorías pedorras en ascenso, el tema del orden y la pulcritud en los embajadores de Marte viene in crescendo...
El post...impecable (igual fijate que tiene una manchita, dejá que le pongo barrita arcoiris y se le va)

deapoco dijo...

me encantaría ser ordenada cmo decís que somos las mujeres.
Yo agradezco que los placards tiene llaves, así me salvo del tsunami de ropa.
:-)

voyeur dijo...

a mi me resulta traumático dormir con alguien. no duermo bien cuando duermo con alguien. y no andemos confundiendo, eh. porque a mi también me gusta todo eso que a ustedes les gusta, pero al momento de dormir, nah. yo preferiría dormir solo.

cariños.

microcosmos dijo...

o vives con un arquitecto; una de las pocas porofesiones que en los hombre que conozco, por lo menos, logra en parte evitar ese caos. bunísimo el post.

bohemica dijo...

en mi casa pasa lo mismo... objetos inservibles hasta la coronilla!

daniela gutiérrez dijo...

ja ja ja!!! Un arquitecto es casi lo peor! (no "traen el trabajo a casa"). No importe el gènero coincido hay gente obse y otros que no lo soy. Me encantò lo de voyeur, yo tampoco disfruto de la compañía a la hora del sueño. Ese es un momento exquisito que quiero mi cama para mì. Por suerte tengo ahora una cama grande donde ni siquiera me entero que otro puede dormir a mi lado.
Me encantò el post. beso

Ciro dijo...

Jajajaja! Genial el "pueden pensar que un juego de sábanas de los Super Amigos de 12 hilos es mejor que nuestros blancos perfumados".
Sigo pensando que hasta el mas ordenado de nosotros tiene un problema con lavar los platos. Por eso es que los chefs son chefs y usan un recipiente para poner cada especia, simplemente porque no lavan. Yo tengo clarisimo que en cuanto pueda me compro un lavaplatos.
Y la convivencia, como todo el halo perverso que rodea las relaciones intergénero, es un mal necesario.

vic dijo...

Mi viejo es ordenado, limpio y maniático, estaría feliz de mudarme con alguien que no sea así ! Que dios la escuche bestiaria y me traiga a uno bien desordenado.
pd, el día que me mude con alguien puede que comparta la cama, pero estoy trabajando en la teoría del cuarto propio, donde no este autorizado a entrar y yo pueda dar rienda suelta a cuanta manía sienta en la necesidad de ejercer. De esta manera no se renuncia (del todo) a la privacidad tan preciada. Creo que el concepto se llama “hims and hers” o algo así, y se esta empezando a usar en muchos países del mundo. Y para presupuestos mas generosos ahora se hacen departamentos con dos baños y dos vestidores, uno para cada. Ta buena la idea…

fav dijo...

siempre, nunca, todo, nada...
la neurosis va in crescendo
¿qué pasó best? ¿problemas durante la infancia? ¿o una relación conflictiva?...

*d.:.::.:. dijo...

creo que entro en el grupo *chicos ordenados*, soy obsesivo en eso... por lo menos debe verse prolijo, no sé si limpio... me basta con que las cosas tengan sus lugares propios.
asi, termino siendo uno de esos arquitectos de los que habla mi colega micro, al parecer...
besos, muy bueno su blog...

lunanueva dijo...

Ah, era porque son arquitectos!
No, Best, no tuve una mala experiencia. Tuve una buenísima experiencia, que duró muchos años y se terminó por causa de fuerza mayor, ajena a los miembros de la pareja. Aún así, me gusta más vivir sola porque el proceso de limado tiende a homogeneizar y a la larga te pone medio como aburrido, como liso, qué sé yo.
Pero no tengo ninguna preferencia por dormir sola. Hay que saber quedarse con lo mejor de dos mundos!!

idou_picio dijo...

Bestiaria dijo: «No es que sean desordenados, en realidad, es que ven el orden de distinta manera.»

Me encanta tu blog, tu redacción y todo lo que con ella portas. Haciendo una breve descripción de una escena arquetípica haces un hermoso retrato de personalidades tan dispares y difíciles como las puede haber entre un hombre con una mujer, y tal vez también una relación entre hombres o entre mujeres, que yo desconozco pero que supongo han de manejar conflictos semejantes en ciertos momentos. Porque esto no es de géneros, me parece, sino de relaciones interpersonales, una amorosa lucha de espacios, de egos, de yoes, de soledades, de pertenencias y dádivas, de un lugar en la cama, en la sala de estar, en la cocina, en el baño, en la calle, una lucha de incomprensiones para con los amigos, la familia o los vecinos.

En lo que a mi respecta, mientras leía tu blog hubo momentos —sólo momentos— en que yo me reflejé en esos hombres que describes, me hiciste recordar relaciones pasadas y me hiciste reflexionar sobre aquellos temas que mis ex–parejas me reclamaron en algún momento. A veces he sido un poco como esos hombres que comentas, desordenados, o mejor dicho, con una distinta concepción del orden a la de mis ex–parejas, con mi propia noción de lo pragmático y de los espacios comunes.

El caso es que en momentos me sentí reflejado y en otros —afortunadamente— no soy tan reflejado en ellos. No me culpo ni culpo a mis “ellas” por no habernos sincronizado. Las cosas suceden y basta (no sé porqué esta supuesta “objetividad” suceder-y-basta es también un ejercicio de lo pragmático típico en los hombres, creo).

Saludos cordiales.

PFH dijo...

¡Pero en mucho de eso radica nuestro charme!

And when push comes to shove, lavo y ordeno como el mejor...

Ana C. dijo...

Yo diría tres cosas:

1. Que hay que educar un poco mejor al ser humano de sexo masculino nacido en Argentina.

2. Que hay que aprovechar las mudanzas para tirar porquerías.

3. Que uno puede convivir 20 años, no dejarse limar nada y seguir peleándose a los gritos por quién dejó los zapatos tirados en el pasillo.

cyn dijo...

yo soy una enferma del orden y de la limpieza y que me pudo haber pasado como castigooo? si me toco uno que deja todo tirado. Se saca las zapatillas en el comedor mientras cena y ahi quedan. Tenia calor y se saco la remera y la colgo en la escalera (con la intencion de subirla?) y ahi queda. Y después ahi va la boluda (lease cynthia) recolectando todo. Toma coca y la deja afuera. Y asi miles, me pasaria el dia escribiendo...
Eso si cuando se afeita hace el intento de limpiar los pelos del baño...si hace el intento. Mejor no contar mas, porque ya estoy pidiendo el divorcio por incompatibilidad de limpiezas! cariños y muy bueno como siempre!

El hijo de la madre de Santo Biasatti dijo...

En lo personal me reconozco en el acumulador eterno de cosas qeu aparentemente no sirven para nada, padezco del sindrome de no tirar nada, hasta tengo diskettes de tamaño de un long play de cuando compre la commodore 128 que logicamente tengo guardada. El mecanismo es el siguiente, la tiro? y si en algun momento la puedo usar para algo?, y ahi sigue guardada y a veces para mi sorpresa alguna de esas cosas son utiles, algun tornillito del fiat 128 mod 77 que me compre en el 87 me sirve en mi auto actual y eso da sentido a toda la acumulacion, es mas, cada visita a la plaza Dorrego es un desgarro interior porque me encuentro diciendo pero si yo tenia uno de esos, mirando algun jueguete antiguo y me obligaron a tirarlo, o mi mama se lo dio a una gente que pedia ropa vieja.... y ahora estos le piden cualquier cosa por eso que yo tenia guardadito en un cajon a los gringos...

Julio Suárez Anturi dijo...

Con un toque de caricatura reflejas bien lo que significa convivir con alguien, momento en el cual debe crearse una especie de unidad que deponga los tontos egoismos y permita ciertos pequeños acuerdos para hacer más grata esa necesaria convivencia.

Clarixiña dijo...

Genial!
Yo creo que me enamoré más de mi novio, el día que lo ví secando el piso del baño, después que se duchó.
Igual me imagino mi futuro escondiendo todas sus colecciones de porquerías, cajones llenos de entradas de cancha! Cosas malolientes, etc.

idou_picio dijo...

Regreso, regreso de nueva cuenta a tu mensaje con esa obstinada manía de hedonismo estoico por las ideas sugestivas.

Me quedé pensando que hay algo, incluso poético, en ese extraño convenio social y/o biológico que nos lleva a emular una compleja existencia de siameses. Una «fusión estética», como dices, que nos lleva a la paradoja que «implica al mismo tiempo una renuncia y una ilusión».

Me encantó la metáfora que mencionas: en cierta manera somos como una caja que esconde basura «como griegos agazapados en el caballo de Troya». A veces pienso, y más allá de los géneros, que somos, en efecto, como un caballo de Troya, un regalo de los dioses que nos entregan a nosotros los mortales. Pero, !Ah, sorpresa divina!, salen todos esos seres noctámbulos que, como gatos, pasean por las azoteas de nuestros sueños, a maullar, a no dejarnos dormir: «muere nuestra privacidad absoluta, quedan a menudo nuestros hábitos más vulgares y nuestra temida imperfección florece».

Me retiro con una grata impresión de tí, de tu persona y de la tierna lucidez emotiva que va en tu palabra.

Satudos cordiales:
Un Caballo de Troya como cualquier otro.

Ismael Lares dijo...

Mi pareja sería feliz si volviese de tu blog un manual impreso, que pudiera llevar conmigo a todos lados, jeje. Gracias por hacerme pensar más.

Verte dijo...

Uff.. que tema..
Hace casi 5 años que estoy casada, y admiro la habilidad de mi marido para dejar huella en todo lo que hace: come y ensucia todo el suelo, toma coca y no la guarda (al final del día quedan 5 o 6 gaseosas calientes tiradas por la casa y en la heladera nada), se sirve siempre en un vaso distinto, se saca el calzón y lo deja como cae, las medias en la otra punta, un zapato acá y el otro a 10 cuadras, el piso mojado y el inodoro desastroso. Ojo, pone el lavarropas por iniciativa propia y a veces me lava los platos.
Otra cosa que no asumo de los hombres es la ineptitud para autoabastecerse de comida: es casi como tener perro, si no les dejás la ración justa a la hora justa y en el mismo lugar de siempre, no comen. y después te sicopatean con "vos no estabas y no comí.. no hay nada en esta casa". Hasta que se cagan de hambre y salen a cazar pajaritos por ahí (o sea, llaman al delivery)

reuben dijo...

Las mujeres son en cierta forma más involucionadas, les queda el instinto de no soltar la liana hasta no tener otra de que agarrarse, y esto se manifiesta ampliamente en todos los aspectos de su vida. Por ejemplo, las mujeres no sueltan ni tiran JAMAS la ropa que tienen puesta hasta que no tienen a la vista la que se van a poner, esta característica simula un cierto orden en su vida. Pero tirar la ropa en cualquier lado es una manifestación de que alguien es muy evolucionado, aparte de desprendido, apasionado, buena persona, e inteligente.

Bestiaria dijo...

niño barroco:
Es una pena que nadie se de cuenta lo importante que es que una pareja sea limpia y ordenada. Si yo volviese a ser soltera, solo saldría con gente que me garantizara que sus calzones siempre estuvieran en el cesto de la ropa.

deapoco:
no es que seamos ordenadas, yo no lo soy. soy un desastre. mi placard parece la casa de telas "El mundo del recorte", todo amontonado, mezclado, hecho bollo. Pero no importa cuan desordenada seas, ellos van más allá.

voyeur: a mi me gusta dormir con mi novio, pero la cama es común, es twin. hace poco fuimos a un spa en donde era ENORME, y las sensación era dormir sola y acompañada. Cuando sea grande, quiero dormir en una super king size.

microcosmos:
los arquitectos creo q son mas prolijos, no?

bohemica:
yo tiro todo. el guarda todo. aunque eso creo q no tiene q ver con el género. ahora, que ellos son mas desordenados y cochinos, JA! Me bato a duelo si quieren.

daniela gutierrez:
de esa cama hablaba.

ciro:
Más o menos al año y medio de convivencia, con mil peleas por el tema en nuestro haber, mi pareja entendió la importancia de lavar los platos a diario. Yo cocino todos los días, llueva o truene. Y el no come hamburguesas, salchichas, milanesas de soja ni nada que me resulte sencillo. Me parece un acto de justicia que sea el quien lave todo lo que ensucio, aunque sufro en silencio viéndolo lavar... No sé, tarda 1 hora, y yo 25 minutos.
¡Ya seremos adinerados e Isabel vendrá 5 veces por semana!

vic:
se acordará de lo que dijo el día que abra la puerta de baño y vea toda su crema kerastase volcada sobre su traje de baño enrollado con el trapo de piso.

fav:
Claro que sí. Todavía me acuerdo el día en que otra nena sacó la pulserita amarilla de la piñata. No me recupero.

*di:
no sé de donde salió lo de los arquitectos, si en general son prolijos, ordenados, tienen letra derecha y armónica, visten impecables. la profesión lo exige, aunque no debe faltar el que lleva un pliego lleno de chimi churri.

lunanueva:
Liso? Che, hay algo de eso, muy muy por debajo. la rutina tiende a normalizar, a standarizar todo. Todo depende del standard. Quiero decir, la rutina para un médico en Rwanda es salvar vidas. La rutina para Graciela Alfano es leer la revista Gente mientras Matías Alé come chikenitos, que se yo. No hay nada de malo en la rutina, lo tremendo es que no sea interesante. no?

Bestiaria dijo...

idou_picio:
Le agradezco.
Hay algo de eso. No es que uds vean todo hecho un asco y no les importe. Uds no ven ese asco. Tienen menor sensibilidad al desorden. Un calzón en el living no es una prenda privada llena de fluidos microscópicos descomponiendose en donde uno toma el té, es una ropa con dibujitos relajandose con nosotros... Creo que es como todo. Para mi, un piso lleno de patas de mi gato, hojas que entraron del patio, migas y agua de regar mal las plantas, es un piso sucio. Para Martín es la maravillosa naturaleza entrando por la ventana, que se yo.

pfh:
Ay Dios. NO. El charme lo tienen cuando llegamos a casa y sacaron la basura y bañaron a la gata sin inundar el baño!

ana c:
Es acá? yo pensaba que es culpa de las madres, sobre todo las italianas, no se por qué. mi suegra era de esas que decía "Tu cuarto es un asco! No lo voy a limpiar! NO soy tu esclava, lo dejaré así hasta que los tape la mugre eh!" u esperaba, mientras ellos (los niños) se reían, porque sabían que un rato después limpiaría todo impulsada por el asco que le causaba ver un playmóvil atrapado en una toalla llena de moho.

cynthia:
lo de las botellas es un clásico. POR QUÉ????????

santo biasatti:
"y me obligaron a tirarlo". Jajajjajaja. Pero si tirar cosas viejas y hacer lugar es re lindo!

julio suarez anturi:
Gracias. Me di cuenta que los hombres son menos paranoicos. Nunca vi una mujer con el nick "Martía Martha Iturralde", ponele. Pero sí a muchos hombres con todo su nombre, ciudad, mail, etc.

clarixiña:
Vive solo? Ud vive con sus padres, sola?

idou_picio:
No había pensado en algo así. Si, no? Somos una caja llena de cachivaches!!

chilango de Duranyork:
Traigala nomás. Tanto tiempo. Cómo le va?

reuben:
Claro, ustedes están para cosas más importantes. Qué curioso, todos los hombres creen lo mismo, pero sólo 1 escribió la Divina Comedia.

Bestiaria dijo...

verte:
La leí tantas veces y ahora la salteo, imperdonable. Mi marido hace cada una de esas cosas, me quedé pasmada, se lo juro.
Está viendo una película de vampiros (yo no veo esas cosas) y recién abrió la puerta y dijo: Hay algo para comer? Como unos sandwichitos de jamón crudo, sin tostar, como los de hoy a la tarde?
Yo no sé, cuando el vivía solo, comía yogur, galletitas, mandarinas y cereal, porque no sabe cocinar NADA. Si yo no le dejo comida, come yogur. Es incapaz de agarrar empanadas del freezer y hornearlas. Insisto, son las madres.

la pequeña padawan dijo...

es cierto que la mayoría de los hombres están mal criados... y nosotras el doble, si todavía los perseguimos para que levanten sus desastres y les servimos la comidita para que no tengan que molestarse en aprender a hacerlo.

m. dijo...

Vea doña Bestiaria, que a mí la fusión de espacios me gustó de entrada. Elegir los colores, los muebles y también las texturas y las plantitas. Creo que depende del tiempo que cada un@ haya pasado viviendo sol@ y al grado de civilización que llegó por su cuenta.
Y si se trata del vicio de acumular le voy a dar con una en el ojo: las bolsas de plástico. Está genéticamente comprobado que las mujeres tienen compulsión por ellas.
Batallas ? Despues de 12 añitos de casado no dudo en afirmar que batalla digna de mencionar hay una sola: El Placard.
La de la bombachita colgada en la ducha no llega ni a escaramuza. Y la de La Heladera se pierde antes de empezar.

Ele dijo...

porque siempre es siempre y nunca es nunca

Sebastian dijo...

Bueno, debo reconocer que lo que empieza siendo una justificación de la propia libertad y toma de decisiones (?) del tipo "lavaré los platos cuando yo lo decida o cuando tenga tiempo y no cuando vos quieras", termina siendo una demostración de que ese tiempo nunca llega. Claro que uno lo puede justificar con otro clásico: "Y bueno, si vos siempre venís y los lavás nunca vas a saber si yo lo hubiera hecho"... porque a la larga lo hubiéramos hecho, por supuesto!

Ana C. dijo...

Claro que son las madres, Bestiaria! Por eso lo de educar mejor. Pero, como dice la joven aprendiz de Jedi, no son sólo las madres, sino también las novias, esposas o amantes que los siguen malcriando. En el fondo quizás sea una cuestión de paciencia.

Radagast dijo...

No sé si en este blog habrá un pequeño espacio para un hombre ordenado que no es arquitecto, que ha tenido una experiencia de convivencia ni extraordinariamente idílica ni fatídicamente mala, pero con suficiente compromiso y afecto como para desembocar en matrimonio.
A mí por lo menos, el tiempo previo a la convivencia me sirvió para ver (para ver, así frontalmente, nada de "darme cuenta" como si hubiese sido una investigación de mi parte) el 98% de lo que me esperaba. Supongo que tendrá que ver con la franqueza y la entrega con que se viva un noviazgo. Ni idea. Se dió así y listo.
¿Y el otro 2%? Nada que no se pueda negociar con un poco de buena voluntad.
Seguimos negociando y renegociando cosas, pero el parámetro supremo no es la "sacrosanta privacidad" (para eso seguiría viviendo solo), sino el afan de vivir juntos entre dos personas que se quieren.
Las parejas que conocemos, o por lo menos, aquellas parejas de las que conocemos algunos entretelones, no difieren mucho.
No sé, pero me parece que esto de convivir ya tiene demasiado de "cuco" fantasioso.
Más difícil me resulta convivir puertas afuera, en donde realmente se ha convertido en una selva.

En cuanto al orden chicas. Yo soy el típico obsesivo, y mi esposa la típica despelotada. Cosa que veo demasiado fuera de lugar (tampoco me voy a poner hincha pelotas por un vasito sucio) se la pongo en su escritorio. Cuando ya no ve ni el teclado de su PC, ella empieza a ordenar solita. Tiene sus tiempos. También es materia de negociación.

¿Cómo volverse un experto negociador en el matrimonio sin que la relación termine siendo como entre dos embajadores de la ONU? No sé, va saliendo, con esfuerzo, pero va saliendo.

Yo también tengo mis días. Los Domingos, por ejemplo, estoy incapacitado para mover un dedo. Quiero vegetar en paz.

Supongo que con la paternidad que se viene todas estas cosillas pasarán a un vigésimo plano.

Ca dijo...

Todo, todo eso nos da derecho a mantener nuestras hermosas, comodísimas, estiradísimas,deshilachadas, des-ven-ci-ja-das bombachas.

Tideida dijo...

Yo no estoy de acuerdo. No, no y no. Después de haber lavado, haber guardado la ropa que estaba en el cosito para colgarla, haber colgado la recién salida, haber cocinado para el día y para llevarme al trabajo, haber lavado todos los trastes y haber hecho la cama...
Hasta el mes que viene no te toco un vaso, no señor. ¡Qué tanto!

Rain dijo...

No adhiero. No todos somos así: Sin embargo, convivi dos días con una mujer y pasó todo lo que mecionas con los roles invertidos.
Saludos.

Bestiaria dijo...

la pequeña padawan:
me hizo acordar de que quiero escribir sobre eso. mi opinión, es que la desigualdad nos ha llevado a la conspiración y al resentimiento. con esto quiero decir, que hoy, para nosotras, llevarle un vaso de agua a la cama a un tipo, representa mucho más de lo que es: un favor. representa servilismo, esclavitud, sometimiento y desigualdad.
En nuestra paranoia por no ser más débiles nos estamos transformando en especuladoras compulsivas... Y cada vez que hacemos o dejamos de hacer algo en nombre de la igualdad, asumimos y manifestamos que esa desigualdad existe y que nosotros somos parte de ella. En fin, no sé, todavía está muy desordenado.

m.:
El? 10 años viviendo sólo. Yo? 1 y medio antes de él.
Él? No se da cuenta la diferencia que hay entre una toalla limpia y una sucia.

malcontenta:
No sé. Ya quisiera yo que alguna vez encuentre sus anteojos solito.

sebastián:
claro: ¡No! ¿Por qué lavaste vos? Ahora iba a lavar!!! Te dije que no laves, si te dije que yo lo hacía.... Pst, Tch, Uf. Te dije que no lavaras...

ana c.
No sé, yo leí su anécdota del revuelto de zapallitos. Yo no sé, hay que dejarlo morir de hambre?

radagast:
Así suena muy bien, no? A mi no me sale. Para mí, la civilización es revolearse sólo el zapato izquierdo.
Pero que se yo, quizás si hubiese tenido la suerte de ser descendiente de ingleses, que se yo.

ca:
Siempre digo que todos los meses tengo que comprar 1 y tirar 1.
Nunca pasa, claro.

matiastideida:
marry me.

rain:
marry me.

Sebastián dijo...

radagast: CLAP CLAP CLAP. Muy bueno lo suyo. Es así, es obvio que juntar dos individualidades va a resultar en diferencias y en una búsqueda de equilibrio no siempre fácil de encontrar, pero por supuesto que vale la pena. El asunto es no intentarlo con cualquiera y forzar que funcione sino con quien uno realmente sienta que es posible y que el amor que los une haga que la balanza siempre se incline a favor.
Saludos.

*NatysS dijo...

ayer empece a leer tu blog
y hoy termine de leerlo todo...
me encanto ^^
un beso
buen fin de semana

Hormonasendebate dijo...

Bestiaria: Guauuuu leer esto a tan solo 5 meses de mudarme por vez primera en pareja??? No hay marcha atras???
Un beso enorme para ud, precioso blog...me ha dejado muchas veces reflexionando
Srta. Estrogeno

ebrocken dijo...

Les recomiendo, a propósito de la convivencia, el corto In the rough, disponible en forma gratuita en la página de Atom films (www.atomfilms.com).

Ashberry dijo...

Yo vivo solo (sin experiencias de convivencia). Soy desordenado. No limpio demasiado seguido (el baño sí porque conservo algunos rasgos de obsesivo-compulsivo). El placard oscila entre el desorden y el caos.

Pero no junto cachivaches. Desde mi mudanza, decidí que aquello que no tenga aplicación inmediata y útil, va al tacho. Ni papeles, ni tornillitos, ni envases vacíos. TODO a la basura. Desde entonces, soy más feliz. No hay que guardar nada que no vaya a usarse. El costo de adquirir el tornillito necesario un día es muy inferior al de almacenar basura durante años.

Odio los adornos. Todo lo que carezca de funcionalidad, fuera o al tacho. La belleza verdadera está en el buen diseño de los objetos útiles. Aunque mi cuarto está presidido por una reproducción de F. Bacon.

Dejo pilas de platos y vasos, a veces por días sin lavar. No sé por qué lo hago. Pero sucede. Una sartén quedó durante más de una semana bajo agua en la pileta de la cocina. Pero no dejo que la basura se acumule en la misma bolsa por más de un día.

Sra. Bestiaria, no me atrevo a señalarla como equivocada, aunque tampoco todos los hombres somos cachivacheros (hay algunos que son limpios, pero sólo lo sé de oídas). Sólo le ofrezco datos concretos para que avance en sus investigaciones.

Su fan.

Bestiaria dijo...

sebastián:
En teoría suena bien, no?

natyss:
¡Gracias! ¿Todo? Son 50 posts. Exactamente.

hormonasendebate:
Estuve viendo su blog. Deberían sacar dos usuarios con su compañero, pensaba. Sabe que dos personas pueden postear en el mismo blog, no?
Y cuente algo, es un desastre o es ordenado el señor?

ebrocken:
cada vez que lo leo allá (en su blog) o aquí (en el mío) tengo la sensación de que usted es una persona intelectualmente disciplinada.
Esto quiere decir que a diferencia de los intelectualmente dispersos como yo (nos paramos a buscar cosas mientras leemos, paramos las películas, nunca estamos informados acerca de nada, etc.) ud tiene método. Ni me pregunte porq.

ashberry:
confesá. 2 días sin lavar? deben ser más! Además, el índice de mugre no está dado por los platos como creen ustedes. El índice de mugre se mide por la frecuencia con la que se cambian las sábanas. Esa es la verdad.

¡SI HAY HOMBRES LEYENDO QUIERO Q DIGAN CADA CUANTO CAMBIAN LAS SABANAS! SEAN HONESTOS!

conde dijo...

yo estoy en pareja hace mas de 3 años con una chica con la que somos tan catastroficamente diferentes en las cuestiones domesticas, que no solo no tenemos planeado mudarnos juntos, sino que el otro dia me dijo (de verdad, y no en medio de una pelea): yo nunca voy a vivir con vos.

PFH dijo...

Soy hombre y cambio las sábanas cada vez que me acuerdo que hay que cambiarlas, uhhh... qué desastre... ¡Y eso que el el Colegio las cambiaba una vez a la semana!

*NatysS dijo...

todo ^^

Ana C. dijo...

¿Qué es eso del revuelto de zapallitos? El dibujito que habías puesto antes me gustaba más. Me parece que ilustraba mejor la idea del post. Así queda muy amazónico.

Un beso

Laura dijo...

Tu relato es lo más parecido a vivir con tu hija adolescente, te lo puedo asegurar. Me gusta mucho como escribís Bestiaria, te descubrí hace un par de días.

Princesa Consuela Bananahamac dijo...

Uf! esta lleno de comentarios aca.. no llego a leer todas las opiniones, pero te doy la mia:
hace 4 hermosos años convivo y que se yo, sos las "pequeñas delicias de la vida amorosa" las que vos contas.
En mi caso no es tan dramatico porque no vino con puloveres tejidos por la madre, ni muebles rotos ni mil cachivaches para decorar.
Mi chico en verdad prefiere tener pocas cosas, odia los adornitos y es mucho mas practico y ordenado que yo...
pero la casa se enquilomba igual y eso no hay con que darle.
Es cuestion de acomodarse a compartir espacios y de sr un poco mas abiertos, a ver si se pueden poner de acuerdo, en el ultimo de los casos, sutilmente negociar... jaja!
felicitaciones por tu blog, me gusta, me hace reir.
Espero mas proximamente.

Sil dijo...

hola bestiaria:
hace mil qe no pasaba x acá (ni por ningún lado) y me recibes con algo tan bien escrito y de tan cercana realidad... es que acabo de mudarme con mi marido hace menos de un mes, nos mudamos SOLOS y dejamos de compartir piso con mi cuñada...

Cuando dices "Lo que nunca anticipamos es que mudarnos juntos será también una suerte de fusión estética, ...........y su camión lleno de porquerías" casi me caigo de la silla, Ees TAN así... y en mi caso es PIOR porque parece que el que se arroga el gusto estético es él, el ARTISTA!!!

Por otro lado, creo qe es muy difícil conseguir un espécimen que (luego de la etapa reluciente del noviazgo) sigan esforzándose por compartir las tareas de la casa: "no sacaste la basura?" me dice, como si la única qe cruza la puerta de calle en el día soy yo... "no ME lavaste la camisa esa verde" ... "hice la cama porque me pone mal llegar y verla destendida" BIEN!!! pero no me lo digas con ese tono de reproche barato!

He convivido largos períodos con diversos hombres y reconozco qe el Morocho se lleva las palmas porque es muy fácil convivir con una persona que te adora... pero ¿por qe será tan difícil sacarle las mañas machistas?

A mi me da qe la culpa la tenemos nosotras mismas, como siemrpe! :PPPP

arrebatos dijo...

Chica, no sé con qué clase de tíos guarros te juntas, pero de verdad que lo lamento.
O quizás sea cierto eso de que Dios los crea y ellos se juntan.

Ashberry dijo...

Cambio las sábanas muy, muy de vez en cuando: dos veces por mes. La última vez decidí que era hora de cambiarlas cuando sentí una leve repugnancia al ver la diferencia de color entre la funda de la almohada y el resto de las sábanas.

Bestiaria dijo...

conde:
diferentes cómo? quién es quien?

pfh:
debe ser una vez cada 3 meses por lo menos, porque aparte, tendrían que tener otro juego limpio. Já! Sí, claro.

natyss:
?

ana c.
http://ani_towanda.blogspot.com/2005/08/no-le-pasaria-betty-mrmol.html

laura:
sabes que sí? yo antes vivía con mis dos hermanos varones, los 3 solos. entre los 3 le pagabamos el sueldo a una empleada doméstica que venía 5 veces por semana, de 8 a 2 de la tarde. y la casa era siempre una pocilga.
ahora vivo con mi pareja y la chica viene 1 vez por semana y a veces 2. y encima yo limpio. y sigue sucia SIEMPRE.

Princesa Consuela Bananahamac:
Y ese nick??????

sil:
¡Felicitaciones! Já! Claro que sí, pero antes de artista es hombre.
Jajjajajaja, claro. Yo escucho cosas como "¿¿No tengo yogur de frambuesa???" o "Estamos medio cansaditos de verduras grilladas, no? ojalá que no haya eso de comer..." o peor, "para la próxima, el pesto sin nueces por favor".
eso es de ayer nomás. tengo que juntar fuerzas y dejarlo sin comer, pero vos me entendés, yo sufro, para mí es sinónimo de desamparo, me pongo mal. ay soy patética, ojalá fuese hija de ingleses.

arrebatos:
yo no me "junto con tíos". vivo con un señor muy desordenado, como todos los señores. sólo que algunos lo esconden, porque les da verguenza decir que no lavan la toalla (tienen 1) desde agosto.

ashberry: 2 veces por mes? una pinturita.yo las cambio 1 vez por semana, y del lado de mi pareja, SIEMPRE esta gris y del mío no. Que horror.

arrebatos dijo...

Sí, y las mujeres no saben conducir, deberían quedarse en la cocina, sólo piensan en casarse y tener hijos... ah, y las rubias son tontas.
Colección de tópicos.

arrebatos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
montevideana dijo...

yo soy la desordenada, él es el prolijo. el guarda sus cosas, las mías las esconde. sabe dónde están sus camisetas, pero a las mías las secuestró un ovni junto con mis apuntes para estudiar para la prueba del mes que viene. dependo, OBVIAMENTE, de él, porque desde que se vino a mi casa, ya no encuentro nada.

lo gracioso es el asunto de las sábanas: como SU madre (culpable original de todos los desencuentros) nos indicó que las sábanas SE LAVAN una vez por semana, las cambiamos muy de vez en cuando.

porque rompebolas somos los dos
: )

besitos

ah, y lo de los arquitectos es puro verso. ninguna profesión garantiza orden, pulcritud y buena letra.

Bestiaria dijo...

arrebatos:
y las artesanas hippies son sucias, las maestras jardineras son lerditas y las enfermeras todas putas.
No sé a que viene tanta pavada, pero que se yo.


montevideana:
Ud no sabe la suerte que tiene. No sabe. No tiene idea. No se imagina. Aunque hoy, mi muchacho saco la basura, lavo los platos, barrio la cocina, cambio las piedras de la gata (y fue a comprarlas), se compro bananas y se hizo el licuado de la mañana, llamó a la mucama y levantó los platos.
Hoy es un día ideal.

Princesa Consuela Bananahamac dijo...

Bestiaria, preguntaste por mi nic, bien se podria preguntar por el tuyo, o cualquiera que son tan o mas absurdos que este, pero si queres una explicacion, soy gran admiradora de la serie televisiva Friends... en un capitulo Phoebe decide llamarse asi y me encanta...
Si queres mas informacion, avisame y te amplio el comentario
Saluditos!

Anónimo dijo...

eh? con quien vivis?

seco el piso, lavo mi ropa, plancho mis camisas, limpio mi casa y no soporto el desorden.

no soy el unico.

y la novia de mi amigo, cada vez que va a su casa, hace exactamente todo lo que vos le achacas a la masculinidad.

aceptalo, el post es rancio.

Anónimo dijo...

holas...

mira respecto a tu escrito tengo que decirte dos cositas:

1.- cada cual con su propia experiencia...depende de el hombre y la mujer...

2.- si tanto te molesta vivir con la otra persona para que aceptarte vivir con ella ( no es para ti esto es un pensamiento) yo creo que se evitarian miles de cosas asi o nop?...

3.- Si decidi vivir con mi pareja es por que aceptare lo que viene hacia adelante... crea un vinculo y entabla conversacion con tu pareja y convercen las falencias de cada uno no crees que es mas facil... si es que el hombre no te hace caso ahi tu tienes la eleccion
de decirle que no quieres vivir con el...

3.-no todos somos iguales... vivo exactamente con mi pareja 2 años y se que es poquisimo y no hemos tenido ninguna discución... solo nos pusimos de acuerdo en las cosas de la casa y nos pusimos horarios... cuando alguien llega a mi casa llega a dar gusto entrar...

4.- No se por que esas personas que dicen me encantaria vivir con alguien pero me aterra dormir con esa persona... duermo mas tranquilo solo...¿por que entonces decidieron vivir juntos? es muy estupido... es su postura pero yo lo encuentro ridiculo por algo uno vive junto al otro...
y sobre el asunto de camas separadas si es asi prefiero que mi novia se devuelva a su casa...

a mi me encana dormir junto a mi esposa pues la amo muchisimo a pesar de todas sus diferencias yo la acepto es asi de simple... uno puede tener su independencia al lado del otro no hay problema y puede hacer todo lo que uno quiere todo esto depende de la confianza que aya entre la pareja...

asi que para todos los q hablan asi no se... pero creo que si lo piensan de la perpectiva mia y de varios que se que estaran de acuerdo con lo que he escrito entenderan recien lo que es libertad, amor, respeto, confianza,
decición,comunicacion y lo mas importante aceptacion sobre el otro...

alexis

gabriel dijo...

Buen post ! pero es dicutible si el hombre o la mujer resultan ser mas o menos minusiosos.
el concepto- la experiencia compartida le da sentido a las escenas de transición- me parecio genial !

bye !!

alice ayres dijo...

tengo la suerte de convivir con uno que nunca deja los platos para el otro dia, tiene su parte del closet en perfecto orden y acepta cariñosamente mis zapatos dando vueltas por el dormitorio y la terraza con sillas antiguas que he prometido restaurar desde el verano pasado. Siempre he sido una desordenada, pero despues de tres años juntos me he sorprendido a mi misma ordenando a las 4 de la mañana lavando todos los platos inmediatamente despues de irse los invitados, aunque este borrachisima y muerta de sueño.

 
Licencia de Creative Commons
Bestiaria by Carolina Aguirre is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at bestiaria.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://bestiaria.blogspot.com.