Cuatro puñaditos de plumas

Por motivos inverosímiles, pasé todo el sábado en el Zoológico de Buenos Aires, cuidando ocho niños ajenos: tres varones y cinco mujeres. Y si bien me tocó vigilar a las niñas, no es tarea fácil si entre ellas son tan diferentes.
Catalina y Martina son hermanas y tienen 6 y 3 años respectivamente. Son de clase media y tienen educación privada y bilingüe. Están cuidadas por sus padres y consentidas por sus cinco tíos jóvenes –entre los cuales estoy yo-.
«La Magalí» tiene 10 años y es de clase baja. Tiene seis hermanos varones, una madre descuidada y un padre que no quiere trabajar. Va a una escuela privada, que paga su abuela, pero usa guardapolvo blanco para pagar boleto escolar, y por este motivo, sus amigos la llaman «La directora del Thompson».
Sol y Alejandra, de imprecisos 5 y 3 años, tienen una historia bien diferente. Quedaron huérfanas hace unos meses, cuando su mamá las abandonó y su papá se suicidó. El juzgado le dio la tutela a una conocida, que les está enseñando a comer con cubiertos, a caminar calzadas y a usar ropa interior.
Durante los primeros veinte minutos lo único que me ocupó fue contar a los chicos en todas las esquinas. Pero dejé de hacerlo cuando las más chicas me decían "Somos ocho" antes de que empezara.
La primera parada fueron las nutrias. Catalina, Martina y yo sucumbimos previsiblemente al ver a las crías nadando detrás de la madre. Eran tan torpes y graciosas, que incluso yo sentí el impulso de llevarme una casa. Pero «La Magalí» nos interrumpió sin anestesia, y nos explicó que era imposible llevarse una, porque sólo cuando fuesen más grandes podrían hacerse tapados de piel como el que ella tendría cuando se case con un señor adinerado.
En el corral de las ovejas, todas las nenas acariciaban un esponjoso corderito. Catalina y Martina lo tocaron con temor y prudencia, alejando la mano ante cada movimiento brusco. Me preguntaron si era de peluche, quien era la mamá, que comía, y claro, si nos podíamos llevar uno a casa.
Mientras tanto, «La Magalí» arribó a la conclusión de que la lana era gratis, porque las ovejas comían pasto y tomaban agua, que no costaba nada. Y mientras ella seguía sacando cuentas en su gordita cabeza, empecé a imaginarla operando una caja registradora, con un cigarrillo humeando en su boca, y fue imposible cambiar de imágen el resto de la tarde.
Sol y Alejandra no entendieron lo de la lana, pero tampoco les interesó demasiado. Se treparon a la tranquera y le agarraron la cara a una oveja enorme que les lamía las manitos buscando alimento.
El corral de las aves fue otro evento curioso. Catalina quedó prendada de los rosados flamencos y el cisne sutil. Lo miró nadar en silencio, moviéndose con elegancia y casi pudo tocar un gracioso patito amarillo que también quiso llevarse a casa.
«La Magalí» no quedó muy entusiasmada, le parecía inverosímil que el cisne no se embarrara, y aunque Catalina le explicó que los cisnes no se ensucian nunca, no quedó satisfecha.
Alejandra y Soledad volvieron a distraerse. Corrieron al pavimento a espantar palomas. Les expliqué que podíamos ver palomas en cualquier plaza e intenté mostrarles el patito, pero quisieron volver al pavimento y las dejé ir, desconcertada.
Donde estaban los felinos tuvimos otro episodio. Un tigre molesto se acercó a la fosa, gruñó asperamente y exhibió sus robustos colmillos. Martina y su hermana se asustaron y se pusieron a llorar, muy angustiadas. «La Magalí», por su parte, no acusó recibo, y Alejandra, en cambio, se acercó al vidrio y le gruñó también. Durante un momento, el tigre quedó enfrentado a una insignificante mocosa de sesenta centímetros y ambos mostraron sus dientes. Ella no dio un paso atrás y él tampoco. Ella no se asustó y él menos.
El resto de la tarde fue, más o menos, parecido. Catalina y Martina alimentaban a los camellos con timidez, Alejandra les metía la comida en la boca y se dejaba lamer y «La Magalí» amarrocaba alimento balanceado en los bolsillos de su cartera.
Cuando terminamos, todos querían lo mismo: dormir, comer y dejar de caminar. «La Magalí» tenía varios baldecitos, caramelos que había guardado y todos los folletos del Zoo. Catalina y Martina tenían plumas de pavo real, flores de jacarandá y lavanda y piedritas de colores. Y Alejandra y Sol tenían lo mismo que los varones: plumas de palomas, que al parecer, lograron atrapar.
Al ver los cuatro puñaditos de plumas, me acongojaron las dudas: si sólo aquellas sin educación juegan como los hombres ¿Qué es propio del género y qué es aprendizaje? Si sólo las que no tuvieron mamá o no fueron al jardín le gruñen al tigre... ¿Nos estarán educando para ser frágiles, temerosas, prudentes, prolijas, sensibles y educadas?
Si el instinto maternal es inherente a las mujeres ¿Por qué sólo dos nenas querían ver al cabrito y las otras dos sólo a la cabra? Quizás el instinto sea tan fuerte que no alcance con procrear. Quizás eduquemos hijas frágiles y temerosas para que siempre necesiten un hombre, se enamoren y tengan descendencia. Y quizás todo el conjunto sea lo que mal llamamos instinto también.
No sé que clase de madre abandona a sus crías. No sé que clase de cría fue esa madre y no sé que clase de madre serán serán las suyas. Sólo espero, para mi hija, un mundo de libertad; un mundo en donde todas puedan adorar al cisne y gruñirle al tigre también.

42 comentarios:

Andy W dijo...

creo que definitivamente es un ejercicio psicológico interesante, el efecto de los padres en la personalidad es innegables.

claro que tampoco uno puede andar atribuiendoles todo a ellos, a hacerse cargo!

Tideida dijo...

A mi me gustaría pensar o fantasear que todas esas nenas a pesar de tener orígenes sociales diferentes pudieran tener las mismas oportunidades en su vida.
Y un día completo en el Zoo es un buen comienzo. (Pucha, hace tanto que quiero ir)

obucnÌ dijo...

Felicítote por la estética de tu blog. Sumaste otro porotito.

Comentarios más profundos haré cuando dejen de ser las dos y dieciocho de la mañana.

Beso.

obucnÌ dijo...

Ahora que son las dos y treinta y dos puedo regalarte otros siete porotos por lo que acabo de leer.

Sil dijo...

parece inevitable que los primeros años de nuestra infancia nos marqen a fuego y qe delineen nuestro comportamiento. Partiendo de esa base no te imaginas LOS miedos y también los sueños que tengo yo para con mi futura prole (ufff qe peligro!).

Lo que si tengo claro por experiencias propias y muy vercanas es qe NADA marca tanto como el sentirse AMADO y PROTEGIDO, la sensación de seguridad o inseguridad de la infancia creo qe es algo qe nos acompaña hasta qe nos morimos.

Bellísimo post... te dejo qe me tengo qe ir a darle de comer a las palomas de la plaza... Chau!

BaNNaNNa dijo...

alguna vez en una clase de sociologia me dijeron, sin anestesia: "el instinto maternal no existe" argumentandolo debidamente como construccion social que forma parte de nuestro imaginario..... me la dejaron picando, a veces lo pienso

BaNNaNNa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Peluka dijo...

Ampliando el estudio de las especies de tu Bestiario a los gérmenes del prototipo... me encantó.

Fuente abejuna dijo...

Bestiaria,

Que buen blog...ha tocado muchas puertecillas que estaban abriendose para mi.

ahhh el maldito instinto, sera que no vino incluido en mi software?, nunca lo he sentido...como puedes explicar que a mis tardios 20 mis proximos 30 quisiera que me ligasen todo lo ligable para asegurar no traer a nadie a este mundo.

Saludos

sole dijo...

Las personas cuando son niño/as son naturalmente experimentadoras, activas, salvajes, curiosas, inadecuadas, tempestuosas. Lo demás se aprende, desde los miedos hasta las maneras. Yo cuando era chica, me quería disfrazar de payaso, y mi mamá me compraba el tutú, las can-can, la mayita rosa, y me decía: mirá que linda giselle, no querés ser giselle?
Cosas así son propias de las madres, que tienen miedo de que los hijos salgan como ellos no quieren. Pura manipulación, no creo en que la mujer sea naturalmente femenina, y además si a un niño lo dejás como con la mano, lo demás, desde doblar la servilleta hasta decir"me retiro de la mesa" es falso, aprendido y social.
Mirá bien, fijate, observá a las madres, todo el tiempo manipulan, moldean, fuerzan y reprimen, reprimen la curiosidad, señalando con luces y bengalas el camino "correcto".

SoyPrincesa dijo...

sí, nos educan para eso.
En mi caso recibí educación para niña frágil, y luego, como se necesitó de lo otro, (para que ayude en vez de joder) me tiraron las armas de varoncito, también.
Así que no sé. Siempre estoy indecisa entre cazar murciélagos o subirme a un banquito para ver pasar a una cucaracha.

conde dijo...

mas que nada, en verdad, yo queria sacarme el sombrero por el post sobre el romanticismo. La primera frase (seguro te diste cuenta ni bien la pensabas) merece el bronce.

Miss Pink dijo...

Sin lugar a dudas, este es el post q mas me ha gustado, por lo que me dejó. Es increíble q un dia en un zoo te de tanto. Es increíble como lo desarrollaste aquí.
Nose, me dejaste helada, quiero gruñirle al tigre, y me da miedo (en sentido figurado obviamente).
Gracias, realmente gracias por compartir esto con nosotros.
Hasta the next post.
Increible
Sin palabras

Pillow_of_Winds dijo...

Esto me hizo acordar, a lo que me dijo mi jefa, un dìa que fuimos a tomar un café...
Una amiga de ella, cuando la fue a visitar después de que tuviera su tercer hija le dijo: Vos como madre de hijas mujeres tenés la obligaciòn moral de trabajar y demostrarle que la funciòn de la mujer en la vida no es sòlo tener hijos. Que puede hacer mucho más. Que puede hacer lo que quiere. Y vos, tenés que explicarles eso. Con el ejemplo.
Eso por un lado.
Por otro, el instinto maternal es un invento. Te gustan los chicos o no. Hacerle creer a la mujer que por el sólo hecho de serlo tiene que tener ese "instinto" ha sido una de la grandes mentiras de la historia.
Excelente post.

CaraDeNada dijo...

Excelentisimo. Más que a menudo me pregunto lo mismo.

Cuando yo tenía 15 años jugaba al futbol femenino en un club.
Mi amiga me decía "que bien, che!, te felicito"
Cuando la hija de ella cumplió 12 y quiso empezar a jugar al futbol femenino, mi amiga la anotó en hockey.

Igual la quiero pobre

Mr. John Steed dijo...

Muy bueno el relato. Coincido con Andy, es interesante el efecto de los padres sobre los hijos.

Otra cosa nada que ver, como me gusta a mí, y también espero respuesta del Niño Pol: ¿A qué le recuerde la frase 'Guarda, que se te ve la nutria!'?

Niño Pol dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Niño Pol dijo...

Odio a Catalina & Martina. Las detesto.
Sol & Alejandra me dan lástima y aparte me parece que van a dar mucho trabajo hasta que las puedan civilizar, que las devuelvan.
Amo a La Magalí. Es malísima.

Bestiaria dijo...

andy w:
Pero qué responsabilidad tiene uno a los 3 años? Eso empieza después, cuando vemos qué hacemos con lo que nos dieron ¿No?

matiastideida:
Si no te soltás de la soga la próxima vez que pasee mocosos, te llevo.
Ah, yo no soporto mucho tiempo con tantos chicos, pero esa tarde mi cuñada dijo algo que me dejo pensando. El hermanito de Sol y Alejandra tiene 2 años y llora -sin motivo aparente- cada 20 minutos. Se para ahi, y llora, muy angustiado. Y mi hermano ya estaba bastante harto, dijo q no lo traian mas porq total iba a llorar toda la tarde. Y mi cuñada le dijo que no importaba, que a ella le alcanzaba con que al día siguiente llore una vez menos. Que si era asi, ya le habían hecho algún bien.
Yo querría ser asi de generosa y buena, pero no, resulte una perra. Nada puedo hacer!

obucni:
Cuantos cumplidos, tantas gracias.

Sil:
Es lo primero, no? Igual me impresionó como esa diferencia se notaba en los juegos.
Mi hermano también me contó que sólo juegan al carro (uno hace de caballo y el otro lo guía y se baja a juntar cosas), a "marche preso" (todos se ponen contra la pared y otro los revisa) y al borracho. Pero si viene alguien, lo dejan de hacer, porque la de 5 les explicó que esas cosas no se "dicen". Que loco, no?

vhan:
Yo desde ahora creo q es asi.

peluka:
Mientras sean niñas!

fuente abejuna:
quizás le llegue y quizás no, pero estoy segura ahora de que no es instinto, es aprendido!

sole:
Pero yo creía que sí, porque como pdoía ser q a una nena japonesa y a una mexicana le gusten las muñecas, el color rosa, la barbie, etc? Y no, quizas la cultura del mundo sea mas homogénea de lo que creemos, y el rol de la mujer, sea más o menos el mismo.
Aunque claro, las chinas son iguales a la magali, quería postear sobre eso, pero a nadie le gustan los posts historicos!

la dama de los roedores:
quédese con ambas, con lo mejor de ambas.
que le carguen las bolsas si va con alguien y carguelas sola si el alguien se va.

conde:
En realidad no. A mi me causaba mucha gracia pero me parecía vulgar, y mi marido, que es elegante, sutil y me reta por mis brutalidades fuera de registro, me ordenó que lo pusiera. Yo había elegido "El pariente pesado del amor"

miss pink:
Esto es un misterio. Este y el anterior son para mi, de los mas flojitos.

pillow of the winds:
Si, no? Aunque no está mal quedarte en tu casa... No sé, supongo que lo importante no es decirle q puede trabajar, sino probarle que puede ser lo que quiera. Un ingeniero nuclear o una mamá que amasa masitas. Y que si puede, sea las dos, que no se prive de nada.

me caí del catre:
Y... si tengo un hijo quiero que se llame Florián y si es niña, Ariel, y acá no me dejan... porque el primero es de nena y el segundo de niño... Yo tengo una caja de tornillos, soy varón?

mr john steed:
soledad silveyra borracha. no lo vi, me lo contó madre (varias veces).

niño pol:
Ud porque no la vio con el baldecito de alimento, dándole a los niños más pequeños el balanceado que ni los monos quería y apropiandose el cuadrado y rico, que gustaba a todos los animales. Perrísima.
Mide las bananas, para que le den la mas grande. Es una caja registradora.

lunanueva dijo...

No hay la menor duda: el estereotipo femenino (estereotipo como versión vulgar, mediocre, como copia bastarda) es un producto netamente cultural. Rosadas, tiernas, temerosas, pavas... Nunca me gustaron, pero tuve un hijo varón y no sé cuán exitosa hubiese sido en educar una hija para ser el prototipo (entendido como el original, el modelo único, el que merece ser copiado).
Lo que sí sé es que mi mamá me quería más cercana al estereotipo, y sin embargo acá estoy, habiéndole rugido a los tigres tantas veces... Aunque sigo prefiriendo que las cucarachas las mate otro.

Kill 1000 dijo...

SUPREMO!
realmente excelente, aunque...
antes que ningún pelotudo salga a decir que esto es simplemente una cuestión clasista, sino que tiene que ver con la crianza, muchas veces salen sorpresas que alteran el orden "natural" de la educación familiar.
Creo que, si bien la crianza (sobre todo la católica que te enseña a vivir con culpas) tiene mucho que ver, el hombre siempre tiene la posibilidad de rebelarse, está destinado a ser libre aunque el medio te condicione. Siempre tenés la posibilidad de darle por el culo a la al legado "educacional", solo hay que vencer esa carga en las espaldas.

cyn dijo...

Bestiaria quede impresionada lo que contas de los juegos de Sol y Alejandra. Que triste es ver como lo mas importante para un niño a esa edad que es el juego y aprender por intermedio de este, este marcado por lo que vivian dia a dia.
beso

Laviga dijo...

En cambio yo... el sábado la pasé bomba.

Miss Pink dijo...

es q no lo veo por divertido, o por llamativo, me gusto por lo q dejan... por lo real q son... creo.

chechus dijo...

y entonces me clisheo a full, te cito a simone y: mujer no se nace, se hace.
mencantó, biatch. muy muy muy cope.

voyeur dijo...

estoy cansado de ver hijos educados.
de tener, yo quiero uno maleducado.

siempre que veo un pendejo maleducado me exaspera, pero dentro de esa forma de ser siempre veo algo de inteligencia superior a la de los chicos educados.

no se por qué.

cariños.

Io dijo...

Si la crianza depende generalmente de la mujer, que la incita a replicar el modelo de crianza mujer-debil hombre-fuerte? Es tan fuerte la herencia y el entorno cultural o en algun punto consciente o inconsciente así lo deciden? en el primer caso porque no logran romper el ciclo, en el segundo, que las tienta a esa actitud?
Por ultimo, porque consciente el hombre? o acaso su papel es tan nulo que queriendolo evitar no puede? O tambien él es presa al ser educado en dicho circulo?
Sea como fuere, hoy he recolectado otra perla del pensamiento de este fructifico blog. Mis mas sinceras felicitaciones. En verdad, Impecable.

cam. dijo...

el resultado de los complejos paternales es siempre desopilante
la normalidad la contamos con los dedos..
qué lindo blog, marcha firme a mis links ;)

salud!

Sil dijo...

me qedé pensando en el post y empecé a relacionar personas que conozco (maduras) y los datos qe tengo de su infancia y de sus relaciones con madre y padre... y asustan algunos resultados; la coincidencia entre lo vivido y lo aplicado a veces es exacta....

bueno, eso nomás.... saludos mil

El hijo de la madre de Santo Biasatti dijo...

Simplificando por que las novias siempre juegan mal a la paleta en la playa?.... y uno juega hasta que se cansa de buscar la pelotita en el agua.. por educacion, porque no crecen (la mayoria) trepando arboles, pateando latas y piedras, y corriendo camiones para colgarte, ejercitando la coordinacion.. bueno yo creo lo mismo se puede extrapolar a las conductas si te marcan ser "modosita" andar limpita y cuidar una muñeca como si fuera tu hija estan fomentando ese instinto que si bien existe, lo estan como circuncribiendo y exacerbando....

sole dijo...

Todo se hereda
1980 mi vieja nos compraba vestidos blancos punto smoke y no nos dejaba ni mover, se enojaba si nos ensuciábamos, y como deporte nátación, tenis o hockey.

1940 Mi abuela compraba una muñeca que se llamaba Marilú, con la que no se podía jugar, porque se podía romper.

chirusa dijo...

no se como diablos no cai antes acá, pero me pondre al dia.

Si, creo que hay mucho de educacion en esta sociedad paternalista. En mi caso tuve padres, pero demasiado ocupados por sobrevivir a ellos mismos, o sea que mi educacion fue la de la calle, así y todo, alguien se encargaba siempre de ir marcando ciertas pautas de lo que una niña debe o no debe hacer. No me imagino dependiente de un tipo, lo que me ha costado mucho poder andar de a dos.

Si a una la dejaran autogestionarse, sospecho que elegiriamos adorar al cisne y gruñirle al tigre también. Pero, no es facil deshacerse de los carajos que supieron conseguirnos.

paula dijo...

besti: el final no me gustò :(
venia taaan divertido*
¿no cree ud q en lugar de preguntarse por las ¨salvajes¨ las q estan escesivamente determinadas y ¨desnaturalizadas¨ con las bilingues en su ternura de salir de paseo? (digo las + artificiales son las personas con exceso de estimulos: a- ve-ces)quièn sabe dònde

Bestiaria dijo...

paula:
Ojo. Yo pensé que esto iba a pasar. Nunca falta la persona que dice que es mejor ser pobre pero libre que vivir en una caja de cristal.
Mi post no puede estar mas lejos de eso. ¿Que clase de enferma incoherente sería yo si creyese que es mejor que una nena de 3 años no vaya a crecer más porque nunca comió lo suficiente?
El tema del post es otro. A mi me sorprendió darme cuenta de que mucho de lo que creía propio del género es sólo educación, porque quienes no fueron educadas, eran distintas. Eran todo lo opuesto.
Asi que, quizás, en estado de naturaleza seamos iguales a los hombres. Y toda la ternura, fragilidad, sensibilidad, delicadeza y pavadas que se le atribuyen a nuestro género sean eso, educación. Siempre sonreí, no te agaches así, agarrá bien el tenedor, no ves que fea quedás llorando, no grites, no señales, no te toques, no seas tan directa, se te ve el culo, se te ve la panza, depilate, ponete vestido.
Y lo peor aun, pensaba, es quizás no elegimos educar asi a nuestras hijas, quizás solo somos un medio para el instinto. Para qué hacerlas frágiles o temerosas del mundo? Para qué? Para que necesiten quien las cuide? para que no puedan prescindir de un hombre? Bravo, me aseguré la descendencia, entonces.
Instinto de conservación de la especie, supongo.

Ulma dijo...

Bueno. Tampoco IGUALES a los hombres. Es cierto que hay mucho de educación pedorcha. Historia. Tradición. Questosí quelotrono. Pero yo casi que me juego algo a que si ponemos un Tarzan varón y una Tarzana mujer en la selva desde chiquitos, van a ser distintamente salvajes. Comerán ambos bichitos con las manos, sí. Pero, seguro (preso y todo), que no se comportarían igualigualigual. Sería un experimento interesante.
Y, ahora me dejo de pavadas, tengo turno con la depiladora.

paula dijo...

yo no dije q era mejor ser pobre. dije esto q desarrollàs ahora, que la fragilidad es una mierda y acaso sea + artificial q la brutalidad ´masculina´ (otro mito)

Bestiaria dijo...

Pos entonces, entendí cualquier cosa, le pido disculpas y me meto la respuesta en el culo!

Nota: En un rato mi novio leerá este comment y dirá: Por qué hablás así... Siempre tan elegante.

desastrosa sol dijo...

te diste cuenta que con estas cosas tenes TODO el derecho a hacer tesis psicologicas sobre la crianza de chicos? todo bien... pero creo que tu manera de ver los cuidados requeridos por un infante para no terminar tirandole piedras a los vecinos, o jugando a hacer engrudo para comerlo luego, es muchisimo mas actualizado y certero que los libros del dr spock (spock era?)




atodo esto... priemras veces en tu blog. *love it*

Julieta dijo...

Sencillamente especial, como la autora del blog. Anhelo el día de mañana seguir teniendo la fuerza, pero tambien la docilidad para educar a mis hijos de la mejor manera.

Julal.

Amadeo dijo...

la verdad que es la primera vez que leo tu blog y me vi inmerso en los archivos casi irresistiblemente luego de leer algunas cosas en la pagina principal.

pero este post es tan bonito, dice tantas cosas con tan pocas palabras que me conmovio y me saco unos lagrimones.

un saludo y prometo seguir el blog fielmente. y quizas dejar un comment que no se pierda en la inmensidad de la red.

Andrea dijo...

se me erizó la piel al leer tu conclusión, me recordaste una charla sostenida con "alguien" que decia, los chicos a los deportes, las nenas al jardín... yo dije nooooo, todos a hacer todo y después que elijan lo que les gusta.
Una chica que adora los cisnes y no teme gruñirle al tigre si es necesario. Gracias!!!

doujin dijo...

Tu blog tiene el don de la palabra, me gusto tu blog muy elocuente.

 
Licencia de Creative Commons
Bestiaria by Carolina Aguirre is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at bestiaria.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://bestiaria.blogspot.com.