Miente que algo queda

Si de vendedoras se trata, es imprescindible hacer una distinción: por un lado tenemos las mujeres que venden y por otro, a las vendedoras. Las primeras son empleadas circunstanciales que no merecen mayor interés; las segundas, en cambio, son vendedoras de oficio que pasarán el resto de sus días detrás de un mostrador o doblando ropa en los estantes.
Las tipologías son infinitas, aquí ofrezco un catalago – necesariamente incompleto – de las más interesantes.

La inepta:
El problema de la inepta es su incapacidad para establecer una relación entre el pedido del cliente y el producto que le ofrece. La información corre en el cerebro de la inepta por un laberinto defectuoso e intrincado que nunca encuentra el centro - se podria decir que sentido común está severamente comprometido por una suerte de retardo -, de tal manera, que si uno pide un regalo de casamiento, ella puede sugerir cualquier cantidad de productos sin relación entre sí: un juego de cubiertos, una canasta de productos de limpieza, un paseo en catamarán, un conejo, algunas piezas de grifería o un botiquín de primeros auxilios.

La gallina:
La gallina es la vendedora que siempre vuela bajo; la que pudiendo soñar cualquier cosa, sólo quiere ser “encargada”.
Para ella, el éxito es tener la llave de la caja registradora, autorizar cambios o dar permiso para ir al baño. Por eso, cuando hay poco trabajo, la puebla invariablemente la misma ensoñación: un cliente enojado pide por la encargada del local y bajando la escalera, aplomada y segura, aparece ella.
Y por eso también, al confrontar la torta de cumpleaños, al caersele una pestaña, al pasar debajo de un puente, o al ver una estrella fugaz, la gallina, apretando los puños y cerrando los ojos con fuerza, murmura embrujada: “encargada, encargada, encargada”.

La Turra:
Con tal de vender, la Turra es capaz de caer en las mayores bajezas: cambiar el número de zapato con birome, embutir una gorda en un minishort empujándola con la bota, jurar que recién a los tres meses se notará que es Ovejero Alemán.
Si la venta es fácil la Turra es veloz: pasa las tarjetas como sablazos por el post net, entra los infinitos códigos de la mercadería en un segundo y envuelve como una empaquetadora industrial de galletitas. En cambio, si la venta fracasa, la turra no duda en tomar represalias: Bufa y suspira hastiada mientras acomoda todo lo que le hiciste sacar, acota que algo más barato o más grande no existe, te sugiere que consultes en una tienda vergonzosa o que bajes de peso.

La afiebrada:
Todas las afiebradas tienen algo en común: vieron “Mujer Bonita” y quedaron traumadas. Es por esto, que incluso teniendo otras actividades interesantes, su único fin es seducir y conquistar a un cliente.
Por tal razon, la afiebrada siempre luce escotes y jeans muy ajustados, y se exhibe provocativamente; se ríe fácil de los chistes de los compradores; es atenta hasta el barroco y e incluso es capaz de ofrecerse como una fruta madura delante de la esposa legítima, que la mira azorada.
La afiebrada siempre termina como amante de un cliente casado o del dueño del local, que no duda en despedirlas cada vez que una joven de su especie comienza a hacer carrera dentro de su staff.

La Youancolins
La Youancolins es siempre una señora mayor de figura privilegiada y cabello decolorado, que si bien suele cargar rollos de tapizado en un mayorista textil de Once; íntimamente se siente asesora en el BA Design.
La Youancolins tiene pretensiones fuera de su alcance y lucha para progresar: Imprimió tarjetas personales, estudió en la escuela de modelos de María Fernanda Cartier e hizo cursos de Word en una academia. Desgraciadamente en el negocio no tiene computadora, pero para no perder los conocimientos, estudia los apuntes durante la noche, repitiéndolos hasta quedarse dormida.
El intenso sueño de tener su propia boutique siempre determina su relacion de pareja: amantes casados que perpetuamente le prometen ser sus inversionistas. Finalmente todos desaparecen cuando descubren la clase de productos que su novia querría comercializar: fragancias Jean Cartier, lencería por catálogo, sales de baño artesanales, cosmética “Reino de la miel” o accesorios de telefonía celular.

31 comentarios:

BioPuritas dijo...

en que categoria entraria la que te dice ni bien le preguntas por una prenda de tamaño mínimo...
- Como para vos no hay!

y una que quería comprar esa remerita a la sobrinita!

Kill 1000 dijo...

las vendedoras/es son una raza repulsiva
siempre lo que te probás te queda bien
es como que toda la ropa que te pasan para que te pruebes, haya sido fabricada a medida. Pero si no es así, la prenda que eligieron tienen poderes especiales:
"vas a ver que cuando lo uses cede", pero lo que seguramente sucederá es que ese botón que te aprieta, salga disparado cual proyectil mate a una jubilada que está haciendo cola para cobrar en el banco del frente.
Si te queda holgada te dicen "la lavas y se achica" cuando lo que sucederá es que nunca más volverá a entrar.

Lola Flores dijo...

Muy real su reporte, felicitaciones! Quisiera agregar a la invasiva, aquella vendedora que se te pega como mosca y a los dos segundos de haber entrado al probador te taladra con preguntas de cómo te quedó la remerita y uno ni se sacó la campera. Además de que para traerte otra prenda o para ver cómo te queda, te corre la cortina del vestidor a gritos de: "te llevas el pantalón??", mientras vos te encontras en ropa interior viendo como, hasta el panchero que está en la vereda de enfrente mira como te queda.

Ulma dijo...

¿Y la cholula? ¿La que se desvive por atender extranjeros, por ejemplo? En una época, harta de que me trataran como a una basura recién escapada del camión de Manliba, me transformaba en una española simpatíquisima (el tonito gallego me sale bastante bien) y me atendían como a una reina. Ahora ya no funciona porque hay demasiado extranjero de shopping por ahí (y a mí, ya grande, empezó a darme vergüenza) pero en aquella época la gallegueada deshacía todas las calificaciones posibles. Hasta la más Turra se desarmaba frente a una billetera teóricamente poblada de moneda europea.

chizita dijo...

y la de medias de floricienta?! ;)

Martino dijo...

Me dio mucha pena la última. Me vas a hacer llorar.
Por lo demás, odio a vendedores y vendedoras con su cara de "no sos mi target". ¿Paranoico yo?

Lalu dijo...

Jaja hola!! Gracias a Dios que my selling days are over!!

que buen post!

Bestiaria dijo...

biopuritas: Esas deberían haber estado en dos posts anteriores. En el infierno.

kill mil: Si, o que todo se usa en verano y todo en invierno. Te estas llevando un blazer de corderoy y ellas dicen: "Ojo q ahora se usa mucho en la playa"

Lola Flores:
Esa es buena, la invasiva.

nina:

Otra buena, la cholula. Atendio a Pablo Rago en el 89 y cada vez que se habla de farandula, intenta desvuiar la conversacion hacia el, para decir "Yo que a Pablo lo conozco bien, puedo decirte que..."

chizita:
Esas son chicas que venden!

martino:
No llore, y deje de declararsele a vendedoras, le voy a conseguir una chiquita de 20.

lalushka: Good 4 you

Bestiaria dijo...

lalushka: Y gracias!

Ogost dijo...

yo quisiera agregar aquellos vendedores que te dicen la frase "te queda pintado"... cualquier prenda me queda pintada ultimamente, aunque hasta yo me doy cuenta que no me va...
a estos me gusta apodarlos los "pintores"

que creativo que soy, no??

Bestiaria dijo...

Era buena, son los q se dedican a destacar tus virtudes asi tengan que comapararte con el donatello.
Te salta un rollo y dicen: Ah, no, pero ahora se usa asi, con el rollo.

Laviga dijo...

A mi siempre me toca la turra.
Será de diór!

Sil dijo...

no dejo se asombrarme cada vez qe te leo la capacidad de observación que tienes... Im-presionante

a mi lo qe me revienta en general es la categoría semihumana de "vendedor", esos que se ponen en el plan de saber más de tus necesidades qe tu misma, como si uno fuera tarada vio?

HRH, Queen Of Everything dijo...

Las youancolins!! jaja!! Las auténticas divorciadas de señores con mucha plata, que a la vejez tienen que volver a trabajar. Perdo del glamour no se bajan ni locas. Así tuvieran que salir a vender decomisos de aduana en el ómnibus.

el chilango de duranyork dijo...

No cabe duda. En Duranyork las tenemos a todas ellas y aún creo que te quedaste corta, pues también existen las de cambaceo -que flojera-. ¿Será que las ventas son una profesión?

Bestiaria dijo...

laviga:
Es que Ud. debe ser buena y dócil.

sil:
Enormes sonrisas por el cumplido. Siempre que paso por su blog, quiero preguntarle los detalles de como conocio a su marido. Debería postearlos. Es decir, leí lo que contó, pero es apenas un esbozo!

hrh: Ay si, esas son de las galerías de la calle arroyo o de esas casas de ropa fina de mujer de 50-60 q son cosas feas q valen una fortuna. O de joyeria, marroquineria buena. Si.

el chilango de duranyork: Si, iba a poner "la desganada", pero no había mucho mas que decir de ella!

Martin dijo...

Muy bueno el post; aunque hubiera quedado mucho mejor si se hubieran aceptado todas las enmiendas de Marti.

Bestiaria dijo...

Jajjajajajaja
¡Claro que no! ¡La calidad del post es objetable, pero mis decisiones fueron las mejores!

Jorge dijo...

Recién arranco por este blog y me encuentro con esta joyita. No leí aún el resto pero digo, ¿por qué no una 'taxidermia' de los mozos; de bares; los improvisados; de ocasión; los finolis; los de fiestas de alta sociedad que tienen que atender a los parientes pobres; etc; etc; etc.

Martino dijo...

NO ME LE DECLARO A LAS VENDEDORAS!!!
El no sos mi target es por la ropa. Jamás me declararia a una vendedora me dan mucha impresión.

Sil dijo...

estimada: sabe una cosa? estuve mil veces tentada de contar la historia de cómo conocí a mi marido. Y usté me da la punta para animarme, aprovecharé mis vacaciones para edactar algo sobre el tema.... a ver si me sale tan copado como sus crónicas!!!

:D

Minerva dijo...

Arrrghhh! A mí me gustan las tiendas autoservicio, donde por más que no vayas a comprar nada, te podés pasar toda una tarde probándote vestidos de fiesta, disfraces de enfermera, medias fucsias y pantalones de todos los talles y colores sin que nadie te rompa la paciencia.

Bestiaria dijo...

Jorge: Gracias miles. Es que es un bestiario de mujeres, tendrían que ser mozas, quienes carecen de oficio y tradición.

martino: Ay bueno, entendí mal! No me grites

sil: Y yo mil veces de pedirselo. Para los demás: Sil conoció a su marido en una situación (decir extraña es poco) más que curiosa. Supongo lo podrán leer en su blog (http://cruzateelcharco.blogspot.com) eventualmente.

minerva:
Claro, a mi también. O siempre digo "No gracias, estoy mirando" aunque vaya decidida a comprar.
En una epoca estabamos en una obra en el Unicenter y con mi compañera de trabajo, ibamos a Falabella y elegiamos ropa espantosa, que nos iba a quedar mal además y nos la poníamos para reirnos. En fin, pausas del trabajo.

Voyeur dijo...

uno. tenés un blog de hermoso diseño. mi envoltorio se caracteriza por ser pobrísimo.
dos. cuando leía lo de las afiebradas me fluyó otro tema que no tiene nada que ver. comento: siempre me gustaron las chicas desarregladitas, sin demasiado maquillaje, sin escotes espectaculares, sin minifalda demasiado corta (aunque sí con pollera), las mujeres "arregladas" solo me servían para el comentario con mis amigos. sin embargo, ahora que está de moda eso de peinarse despeinado y todo eso abundan los hombres que las prefieren desprolijas.
tres. estoy pensando seriamente en hacer amistad con la minifalda y el maquillaje solamente para llevar la contra a esta moda estúpida de arreglarse desarreglado.

cariños.

grace dijo...

muy bueno, hiciste un importante estudio del género.

Niño Pol dijo...

BASTA! La Youancolins es la deformación de La Comanche!
La semana pasada, con Bestiaria, hablamos durante HORAS de la Commanche, reimos hasta el desmayo y acordamos que merecía un post para ella sola, y ahora me hace esto, SNIF.
Conste que cuando usted me obliga a postear barbaridades yo le hago caso.
Igual la amo y amé este post.

Bestiaria dijo...

Pero queria que ud la trate, no queria arruinar la anticipacion aca! Queria q la haga con el avaro, por eso le saque lo mas posible!

Andy W dijo...

niño: tuve el placer de ser presentado a su amiga el sábado?

Niño Pol dijo...

No, muy a mi pesar.

Mr. John Steed dijo...

me copé! está la que se cree 1000 también ... esas también son petardísticas.

Sabrina dijo...

A mi me dan ganas de matar a muchas vendedoras. Y hablando de mujer bonita, le falto las vendedoras del tipo que mostraban en la película. Me ha pasado (en mis momentos de despilfarro de dinero) que entraba a esos locales de ropa realmente cara. Podían presentarse dos situaciones: si volvía del trabajo, y estaba realmente arreglada te atienden como reina, te muestran, te probas todo la pasás bárbaro (sos potencial clienta). La otra situación se presenta cuando una está desarreglada, por ejemplo, a la vuelta del gim, en donde la vendedora se pega cual estampilla y te menciona el precio de cada prenda (te subestima, piensa que no está a tu alcance y te desmerece).
Nota: Este tipo de vendedora te ficha de arriba a abajo, nada se le pasa. Reconoce las marcas, perfumes importado (diferencia original de imitación), accesorios de cuero.....si uno no poseen estos bienes inutil caerle bien.
La limitación humana no tiene límite

 
Licencia de Creative Commons
Bestiaria by Carolina Aguirre is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at bestiaria.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://bestiaria.blogspot.com.